"; urchinTracker();

Blog del Arco Atlántico

Hablando se entiende la gente. Comunicando contenidos entre continentes. Contacta con nosotros: arco98(@)mallorcaweb.net

Primer batallón, tercera compañía

arcoatlantico | 31 Enero, 2006 23:27

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

2 Primer batallón, tercera compañía

 

2 Primer batallón, tercera compañía

 

Selección, orientación, disparate

De la Oficina de Selección al caótico disparate popular, pasando por la orientación

Orientador: Antoni Ramis Caldentey   

¿Qué ha pasado? Cuando he venido al ordenador a redactar el segundo capítulo el contenido de este título estaba ocupado por el texto de otro título totalmente ajeno a este tema. ¿Un nuevo “bitel” (corrupción informática telemática de Jaume Matas, presidente de les Illes Balears y paradigma de la especulación del suelo, que direccionaba los mensajes de los rivales políticos al ordenador de su secretario, para utilizar esta información en su beneficio y en perjuicio de los rivales), que a las órdenes del matismo ciático, entra en tu ordenador y te desbarata todo aquello que le molesta? (lo cierto es que esta web, “conjunto de informaciones y comunicaciones de orientación educativa” ha “desaparecido” de los enlaces de las Conselleries de Educación, Trabajo y Bienestar Social –ahora Presidencia- La verdad es que en esta “sociedad enferma de inmoralidad (corrupción)” los inmorales sinvergüenzas no sólo cometen las más graves tropelías, sino que las legislan y legalizan y el resto de la humanidad, los sujetos pacientes, en la gran mayoría, estamos anestesiados, recibimos estas agresiones con cara de bobalicones y con una cierta satisfacción: “estaba en mi casita, tra lara larita. ¿cómo están ustedes!!!?. Bien!!!”, otros, avispados, “se apuntan” al equipo de los inmorales corruptos especuladores para participar también del pastel de la explotación en lugar de estar en la orilla paciente; y la verdad es que  estamos en una situación de inmoralidad peor y más grave que la que ocasionó la revolución francesa o la revolución bolchevique. Es tiempo ya de cortar cabezas políticas (hacer una “ley de ética política” por la que cualquier acto de inmoralidad social, legal o ilegal, suponga la expulsión de cualquier cargo político y de cualquier posibilidad de recibir cualquier encargo pagado con dinero de la Administración o de sociedad que trabaja para cualquier Administración, así como hacer pagar los gastos desmesurados despilfarrados al partido o partidos políticos a que pertenecen los gobiernos o Parlamentos que los ocasionan -El PP del govern de Palma y de Illes Balears y UM del  govern de Mallorca, o el PP del Gobierno de la Comunidad de Madrid, gastan miles de millones de euros del pecunio público en obras, muchas veces especulantes, totalmente innecesarias y casi siempre antiecológicas, obras que deberían pagar con dinero propio o de su propio partido y no con el de los contribuyentes, en cuyo caso serían mucho más comedidos, mucho más racionales y harían sólo obras necesarias que resultasen bienes públicos necesarios-). 


¿A qué es fácil? ¿Qué ficha falta en cada uno de los dos casos? Contesta, si quieres en los comentarios

Pero vayamos al capítulo. Estábamos en Hoya Fría de la Laguna, de Tenerife, estábamos haciendo el test de “inteligencia general sin contaminación lingüística o verbal” D48. En este test se presentan un conjunto de series de fichas de dominó en las que la última ficha está en blanco. Siguiendo la secuencia lógica de las anteriores, el examinando, debe anotar los números que, en las dos zonas, deben figurar en la última ficha en blanco. Terminé esta prueba y, junto con los otros reclutas (menos que soldados, aspirantes a soldados), quedé esperando sentado a la mesa del comedor. Al cabo de un tiempo llegó mi recuperado amigo Jordi Vadell: “Toni, te has equivocado en una pregunta, pero será suficiente para que trabajes en la ‘Oficina de Selección’”. Hacía unos años que ya había hecho este test en la Escuela de Formación del Profesorado. Nos lo había aplicado el que luego seria gran amigo mío Don Melsior Rosselló, con mayor éxito que en esta ocasión. En la anterior, don Melsior, comentando los resultados, nos había dicho: “Señor Ramis, vd. es quien ha sacado mejor puntuación, ha contestado todas las preguntas bien, aunque el Sr. Barceló obtiene mejor resultado global por tener tres años menos que vd”. Ahora, Jordi, me acompañaba a una mesa del mismo comedor del CIR, más apartada en la que ya había  otros soldados veteranos y a la que llegaron también otros reclutas como yo. Allá nos dieron un montón de hojas de respuesta y una plantilla para que fuéramos puntuando los aciertos y errores que había cometido cada uno de los autores de aquella prueba. Así, de esta manera, ya había, junto con los otros reclutas invitados a aquella mesa, entrado a formar parte del personal militar de la “Oficina de Selección” (un capitán, un brigada, un cabo, varios soldados y, ahora, algunos reclutas).

Después de este acto, no sé si los resultados influyeron o no, nos asignaron a una de las tres compañías de cada uno de los tres batallones (que bonito nombre, “compañía”, y que belicoso nombre, “batallón”) del campamento militar de instrucción de reclutas. Yo tuve la suerte de ser asignado, junto con Antolín, a la tercera compañía del primer batallón, única compañía del conjunto de las 9, tres por batallón, que seguía constituido por un conjunto de viejas tiendas de campaña circulares (las otras 8 compañías hacía poco que habían substituido las viejas tiendas de campaña por modernos barracones). Tuve la suerte, digo, porque la vida me ha demostrado en multitud de ocasiones, que hay mucho mejor ambiente en las ubicaciones más modestas que en las más suntuosas. Y realmente, así fue. Estábamos en esta tienda un grupo de reclutas, entre los que Antolín y yo y otros catorce reclutas, la mayoría de ellos catalanes. Había, en la tienda, ocho literas metálicas de dos camas cada una, total 16, todas ellas ocupadas, una de ellas compartida por Antolín y yo mismo como no podía ser de otra manera. Una vez asignada la tienda (la litera era de libre elección) fuimos al economato del campamento en donde un sargento gordísimo nos iba equipando: un petate en el que ibamos metiendo el resto de objetos que nos iba dando: un traje militar para salir “de bonito” (chaqueta y pantalones, cinturón de cuero negro con hebilla de latón amarillo. Las botas, camisa más beig y la gorra de plato se compartían tanto con el traje de salir como con el uniforme utilizado en el CIR), un pantalón de batalla, otra camisa de batalla más verde caqui oscura, un bañador azul, dos pares de calzoncillos blancos, dos pares de calcetines, útiles de aseo, una toalla blanca, un par de deportivas bamba de baloncesto y las mencionadas gorra, camisa y botas altas negras de cuero. “Tú, a ver, todo del tamaño grande”, dijo el sargento gordo a los soldados que estaban en el interior del economato buscando los lotes que entregaban al sargento que nos entregaba a nosotros, en el exterior, a la puerta. Vestidos, aún de paisano, con el enorme petate cilíndrico de lona a cuestas, nos dirigimos a nuestra tienda a uniformarnos, por primera vez, con el uniforme de recluta (igual que el de los soldados, pero sin ningún distintivo de arma o cuerpo en el cuello de la camisa o de la chaqueta). Una vez uniformados, en mi caso con bastante ilusión (¡cuantas creencias teníamos cuando aún éramos ingenuos!) nos llamaron a formar en el lugar indicado de la compañía. ¡Qué cambio en tan poco tiempo! En menos de una hora toda la diversidad de miles de vestidos de distintas prendas, formas y colores había desaparecido y había dado paso a una uniformidad de miles de personas vestidas exactamente igual. La uniformidad se opone a la diversidad, impone una igualdad de uniforme único (a veces también de pensamiento único) a la diversidad, libertad,  de formas de presentarse y de pensar. Imagino que nos pasaron lista y que nos dieron instrucciones cara al futuro. No recuerdo mucho de esta formación, sólo que era la primera uniformación. Recuerdo, del resto del día, pasear con Antolín por los espacios abiertos del campamento, un recluta loco, o tan listo que se hacía el loco, que cuando veía un soldado, para mi era un coronel, o cualquier otro militar de cualquier graduación se dirigía, paso veloz hacia su frente, se le paraba a menos de veinte centímetros, se cuadraba, gritaba: ¡Firmes!!! y hacía el saludo militar. Yo estaba convencido de que lo iban a fusilar, condenarle a 20 años de carcel militar, mandarlo a un hospital psiquiátrico, o licenciarlo por inútil total para el servicio militar; recuerdo ir a la cantina con Antolín y maravillarme de los precios, un Wiski costaba 25 pesetas (yo, hasta entonces, no había tomado nunca ninguno por menos de 75 pesetas), mi tabaco, hace veinticinco años que no fumo, “Record”, costaba 4,50 pts, y tenía el paquete azul y la boquilla marrón en lugar de costar 11 pts, que era lo que me costaba en Illes Balears, y tener el paquete de color verde y la boquilla blanca; grandes conversaciones en la tienda con los demás compañeros, empezaron a destacar tres catalanes y un no catalán pero que vivía, habitualmente, en Cataluña, el primero, Ferran Riera, alto, aunque no tanto como yo, y fuerte, posiblemente más que yo, y seguro, mucho más valiente y decidido, con un pelo y un bigote negros como el carbón, hablaba, y argumentaba, con gran decisión, ojos furiosos, que él estaba allá por la fuerza, pero que no creía en nada de banderas, ejércitos y “todos por la patria”. Los demás, catalanes incluidos, escuchábamos absortos y admirados, sin compartir sus sentimientos, pero sin argumentos para rebatirlos. Yo, ya he dicho que temía el poder de la fuerza militar, casi tan infinito como el poder de Dios, más que este poder infinito divino que, según la Iglesia de aquel tiempo debía inspirarnos el “santo temor de Dios, pensaba que Ferran tenía muy pocas posibilidades de acabar el Servicio Militar, en su tiempo justo, sano y salvo (como así, luego, resultó ser: acabó sano y salvo y a su tiempo). No por argumentar distinto, y con vehemencia, resultó menos amigo que los demás. La verdad es que todos, los dieciséis, nos hicimos muy amigos y camaradas muy pronto, como me ha ocurrido casi siempre, en todos los grupos que he tenido la suerte de formar parte, tanto que ya desde los primeros días hacíamos planes para vernos en las fiestas de Navidad del año siguiente, ya licenciados, un día determinado, ¿27 de diciembre?, en la Plaza de Cataluña de Barcelona a las 11 de la mañana. Los otros dos catalanes eran muy amigos entre sí, como Antolín y yo, uno, Joan Pons, muy chulo, con pulsera de plata de cadena gruesa y placa rectangular con inscripción, regalo de su novia, la más de ellas, pero de una chulería nada repelente como sí lo son la mayoría de chulerías, quizás porque la suya iba acompañada de una modestia auténtica, el otro, Jesús Nuvials, gordo, fiel y subordinado a su amigo como un escudero Sancho, tenía un difícil caminar y, cuando el camino era largo, un difícil respirar, aunque en los caminos largos su amigo caballero le llevaba sus bultos fueran mochila o cetme. Éste, juntamente con Antolín y el no catalán que vivía en Cataluña, Pedro Moreno, eran los que hacían comentarios y tomaban decisiones más realistas y prácticas, mientras que Ferran Riera, Joan Pons y yo éramos los más teóricos puros, sin propuestas ni acciones prácticas o útiles. Así, entre, discusiones en la tienda, aire libre y cantina, con alguna visita de Jordi, que apadrinó y “enchufó” a todos los de la tienda, fue pasando el primer día. No comimos ni cenamos en el comedor, había circulado, malévolamente, el rumor de que el rancho era incomestible y comimos y cenamos en la cantina de un enorme bocadillo y una cerveza (también había la posibilidad de pedir uno o medio pollo asado). Otros reclutas habrían hecho lo mismo que nosotros, además de pasar por la peluquería para poner el cabello de su cabeza al tamaño reglamentario. Nosotros no debimos hacerlo porque Antolín me había advertido de que valía la pena cortarse el pelo en una peluquería, en Palma, antes del viaje, porque en el campamento te podía cortar el pelo cualquiera, con los resultados espantosos correspondientes, y así lo habíamos hecho, igual que nuestros amigos de la tienda. Otros esperaron acontecimientos y vinieron con el pelo como lo llevaban habitualmente, uno de ellos, muy bajito, no sé como pasó el cedazo de aptitud para la mili, llevaba el cabello hasta la cintura, como los cantantes franceses Antoine, hombre, o Françoise Hardy, mujer (que me gustaba mucho, aunque no tanto como Silvie Vartan que me tenía locamente enamorado, aunque ella lo estuviera de Jony Holiday), otro se había presentado al soldado furriel y le había dicho que, en su vida civil, era peluquero y se ofrecía a cortar el pelo a sus compañeros reclutas (imagino que no cobraba por esto, aunque debía recibir alguna recompensa a base de estar exento de servicios o, por lo menos, de algunos como “cocina” o “letrinas”). La verdad es que este compañero peluquero cortaba el pelo muy bien a todos los reclutas que pasaban por su maquinilla... excepto al bajito de pelo hasta la cintura: A éste le dejó hecho un poema, zonas rapadas hasta menos del cero, junto a zonas con pelo de más de cuatro centímetros, unos trasquilones,... tanto que el furriel le dijo: “Pero hombre, ¿qué has hecho? Le has dejado hecho una desgracia” a lo que el peluquero agarró al bajito por la cabeza y enseñó la parte posterior del cuello al furriel, había un tatuaje escrito en azul que decía: “mierda para los barberos!!!”  Pocos días después peluquero y bajito tatuado eran amigos del alma, “uña y carne”, y el segundo iba a protagonizar el hecho más escalofriante de todo el campamento. Era la primera formación nocturna en la compañía, presidida por el capitán y actuando de monaguillo, hasta que el capitán se iba, el furriel, ya que cuando se quedaba solo actuaba de capitán general de la Compañía. En presencia del capitán nos leían el orden del día que incluía todas las normas y órdenes para el día siguiente, una vez finalizada la lectura, el capitán leía: “En Hoya Fría, Santa Cruz de Tenerife, a tantos de octubre de 1970. Firmado el Coronel Umpiérrez (el coronel de todo el CIR)”, se despedía de nosotros que estábamos en formación y nos dejaba en manos del furriel que nos mantenía en formación y empezaba el verdadero terror, aunque el furriel no tenía cara, ni aspecto ni formas terroríficas, sino más bien humorísticas y sonrientes: Pasaba lista, Antolín, peluquero, tatuado y yo mismo estábamos perdidos juntos, por en medio de la formación, formábamos según íbamos llegando, nunca en el mismo orden y por un cierto orden de estatura, como así era en la instrucción y, finalmente, en la “Jura de Bandera”. Cuando oíamos nuestro nombre levantábamos el brazo y decíamos: “aquí”, atrás quedaba nuestro “servidor” de la escuela infantil y nuestro “presente” del Colegio e Instituto. “José Pérez!!!”, gritó el furriel, “Aquí” contestó el bajito trasquilado levantando la mano, “¿dónde?” inquirió el furriel oteando por nuestra zona, “aquí, aquí” repitió, levantando el brazo, el bajito tatuado en el cuello, “pero, ¿dónde, coño!!!? Repitió el furriel que ya debía haberle visto porque miraba fijamente donde estaba el inquirido, “aquí, aquí” repitió el compañero levantando el brazo y saltando tres o cuatro veces con el brazo levantado, Anotolín se reía abiertamente, aunque silenciosamente de aquella situación típica de les hermanos Marx, y no era el único, “pero, hombre, ¿qué haces de rodillas? Levántate y quédate de pié” le dijo el furriel, “pero si estoy de pié”, contestó, molesto, nuestro compañero. Nunca me ha gustado el humor consistente en burlarse de alguien o de sus características más extraordinarias, a no ser en los casos en que éste es un dirigente petulante o inmoral. Igualmente, hace mucho tiempo, mucho antes de aquel momento, que sé que las personas no se miden por su estatura física, sino que por su estatura ética. He encontrado a lo largo de mi vida muchas personas altas y bajas que eran unas grandes personas, algunas hasta suprahumanas, de la misma manera que he encontrado altas y bajas que eran míseras mínimas personas, algunas hasta infrahumanas. Una vez pasad lista, el furriel dijo: “A ver, ¿dónde está este abogado que antes ha venido a ofrecer sus servicios profesionales para el que fuera menester?”, “aquí, era yo” contestó un recluta alto y gordo con un bigotín parecido al que popularizara Aznar algunas décadas después. “Pues ven a la furrielería, que tengo una estilográfica para ti”, algunos le acompañamos pensando que ya tenía un destino jurídico para terciar en los conflictos que pudiera haber entre furrieles o entre compañías, pero no era esto: el furriel le entregó una escoba, como estilográfica, y le pidió que barriera toda la furrielería hasta que ésta quedara reluciente. Este abogado, resultó ser de Castellón y, pocos días después, uno de los nuevos amigos de la Compañía, se hizo director de una peña quinielística de la Compañía, peña en la que jugamos todas las semanas que estuvimos en el campamento: nunca acertamos más de 11 resultados. Sólo los 12, 13 y 14 tenían premio. En aquellos años el Castellón y el Las Palmas estaban en primera división. El Tenerife y el Mallorca, en segunda.  

Selección, orientación, disparate
De la Oficina de Selección al caótico disparate popular, pasando por la orientación
Orientador: Antoni Ramis Caldentey
2 Tercer batallón, primera compañía
Febrero de 2006
© Arco Atlántico Humanista
© Antoni Ramis Caldentey

.

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

VI Congreso Internacional Virtual de Educación

arcoatlantico | 31 Enero, 2006 21:40

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

VI Congreso Internacional Virtual de Educación

 

Nos complace informarle de la celebración de

CIVE-2006
VI Congreso Internacional Virtual de Educación
del 6 al 26 de Febrero del 2006, vía Internet.
http://www.cibereduca.com

En la sexta edición del congreso, CIVE 2006 supera los resultados de las ediciones anteriores, CIVE 2006 pone a su disposición a través de Internet: más de 450 ponencias organizadas en 26 núcleos temáticos, cerca de 1200 ponentes participando en chats y foros, más de 50 chats programados con los ponentes y participantes, 26 foros activos durante el congreso, y soporte técnico las 24 horas, etc.

ACCESO AL PROGRAMA COMPLETO DEL CONGRESO

PLAZO INSCRIPCIÓN ABIERTO, acceso directo al formulario de inscripción

A quien va dirigido: Maestros, psicólogos, pedagogos, docentes y a todos los profesionales relacionados con el mundo de la educación de todos los niveles educativos. Todos están invitados a participar en este congreso internacional, así como a AMPAs, instituciones públicas y otras asociaciones relacionadas con la educación. Desde CIVE-2001 les invitamos a participar activamente, y ahora en CIVE 2006 esperamos que todos nos encontremos por año consecutivo en este evento.

Certificados y créditos: Cada participante recibirá en su domicilio por correo postal un certificado de asistencia en el Congreso CIVE-2005, emitido por la Universitat de les Illes Balears y CiberEduca.com.

La Universitat de les Illes Balears concede 4 créditos de libre configuración por la participación en CIVE2006 .
La Conselleria de Educación y Cultura del Govern de les Illes Balears concede 4 créditos de formación permanente del profesorado por la participación en el congreso.

Organizado por:
Universitat de les Illes Balears
Conselleria de Educació i Cultura del Gobierno de las Islas Baleares
STEI-i, Escola de formació en Mitjans Didàctics
CiberEduca.com

        

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

¡Qué difícil es gobernar!!!

arcoatlantico | 26 Enero, 2006 00:48

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Qué difícil es gobernar !!!

 

¡Qué difícil es gobernar!!! 

.

“He tenido suerte, nada me ha resultado fácil” decía Freud, el eminente creador del psicoanálisis y descubridor de verdades como puños de la vida de los humanos, algunas de las cuales siguen proscritas porque están en contradicción con la idea de la castidad virginal o con que “nacemos porque papá va al jardín a buscar un poco de polen de las flores para, con él, rociar a mamá y ésta, en agradecimiento le devuelva un hijo, de la misma manera que es capaz de hacer una empanada gallega al horno” .  “He tenido suerte, nada me ha resultado fácil” repito yo, utilizando las mismas palabras que el maestro, cada vez que una adversidad muy negativa me impulsa a la creación más grande, compensadora, de la que resulta que soy capaz.

No obstante, el caso del Gobierno español actual es mucho más difícil y complicado: Todos, por intereses de sector, se le ponen en contra. Junto con la agresiva y violenta actitud del desquiciado PP, incapaz de respetar al pueblo español y a la democracia (señores reactivos,  reaccionarios, intolerantes e irresponsables, el referéndum que Vds, proponen, por incapaces de conseguir sus propósitos democráticamente, ya se ha hecho: fue el 14M de 2004), que no duda en instrumentalizar a favor de su odio, agresión y violencia, a los más reaccionarios de la Iglesia, del Ejército, de la Audiencia Nacional y del Consejo Superior del Poder Judicial (estos con mayoría en el propio Consejo) y, cuando conviene, hasta a la muerte o al mismo Dios de los católicos... junto a esta fuerza bruta irracional del PP y sus adeptos en Iglesia, ejército y poder judicial (el que deba ser independiente del ejecutivo y legislativo, es bueno, pero esta independencia no debe suponer una dependencia de un partido político y mucho menos un desacato prevaricador, ni la comisión voluntaria de injusticias contra el pueblo soberano tangible en las mayorías parlamentarias. ¿Cómo se puede actuar, gobernar (no me gusta utilizar el verbo “luchar”), ante tanto enfrentamiento malintencionadamente provocado? Pero además, también tiene que hacerlo contra sus propios socios que, sumando, constituyen y ofrecen esta mayoría parlamentaria popular, con lo cual, sin acuerdo, deja de ser mayoría que ofrecerían a los buldózer agresivos, violentos, amigos y amantes de la sinrazón, agresión y muerte? Cierto que el pacto y la promesa era “Vosotros consensuad y conseguid un buen pacto en Catalunya y lo que consensueis y aportéis en Catalunya se aprobará en Madrid”, pacto y promesa que tras la amenaza del PP y de las trabas legales de sus amigos judiciales, así como el ruido de sables en algunos cuarteles, hace prácticamente incumplible y además los peperistas ya han creado el estado de confrontación civil o civil y militar y los buitres, que ya han demostrado una impasibilidad total ante cualquier tendencia involucionista, aun con peligro de que sea cruenta, están ya pertrechados para saltar sobre su botín o su carroña. Curiosamente justo al revés que los violentos, que gobernaron contra el pueblo pero a favor de corriente, por mayorías absolutas y acuerdos ideológicos y de acción con todos los poderes, legislativos, judiciales, divinos, humanos, mediáticos,...  Francamente muy difícil,... con todos los reaccionarios intolerantes agresivos en frente y con los socios de gobierno que piden la misma lealtad  que ellos han tenido y dado en estos dos años. Si el ejecutivo y Parlamento, ahora ya dividido, es capaz de salir airoso en esta situación se hará merecedor al Premio Nóbel de la Paz y al primer premio del/al encaje de bolillos. Francamente, me parece injusto, que injustamente, se lo pongáis tan difícil, incluso socialistas como el Presidente de Extremadura. Y muy irresponsable por el alto grado de riesgo y gravedad. Y que nadie se frote las manos: Nos jugamos la dignidad, la seriedad e, incluso, la propia paz y vida. 

Antoni Ramis Caldentey
Psicólogo social
26-01-2006, año humanista de la comunicación

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Felicidades, Michelle Bachelet, felicidaes Chile

arcoatlantico | 22 Enero, 2006 00:01

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Felicidades, Michelle Bachelet, felicidaes Chile

 

Felicidades, Michelle Bachelet, felicidaes Chile, felicidades a todas las mujeres y a todos los hombres de Chile. Me alegro de vuestra elección, porque es mujer, porque es demócrata y porque es socialista, porque es justa. Todos ganais. Felicidades y enhorabuena.

Arco Atlántico Humanista
Enero de 2006, año humanista de comunicación       

.Michelle bachelet

http://www.bacheletpresidente.cl/

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Herri Batasuna, más digna y pacífica que el PP

arcoatlantico | 21 Enero, 2006 22:38

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Herri Batasuna, más digna y pacífica que el PP

 

Herri Batasuna, más digna y pacífica que el PP

No, no han caído en la provocación de un Partido Popular desquiciado en la provocación, desquiciado en la incitación, desquiciado en la deslealtad al pueblo español en sus deslealtades al Gobierno y Parlamento del Estado español. Un Partido Popular que grita “ladrones” y “expoliadores” a quienes restituyen sus pertenencias a quienes fueron robados y expoliados, Un Partido Popular que aplaude a su lider Torquemada cuando éste anuncia que “hoy en Melilla un capitán se ha querido levantar contra el Estatut...” y luego ha justificado este hecho golpista contra el debate del pueblo español que “habla” y “consensua” este Estatut (para el PP, como la derecha de antaño, es justificable que “hablen las armas” en lugar de que “hablen con palabras las personas”, cuando no se imponen sus voluntades), un Partido Popular que ladra hasta la afonía contra el diálogo para la paz (si ETA no mata sería capaz de matar disfrazado de ETA, con tal de cargarle el sambenito como en el pasado 11M de 2004), un Partido Popular que nos presenta Herri Batasuna como sinónimos de ETA y, realmente  Herri Batasuna es tan idéntico a ETA como el PP lo pueda ser a los GAL, Cabezas Rapadas y neonazis en general (por sus palabras y sus acciones). Queridos desquiciados reaccionarios volved al redil de la razón política si no queréis que se os aplique la ley de “partidos políticos”, ley que hicisteis vosotros con calzador, ley que, en su exceso de lealtad al Gobierno y Parlamento de entonces, aunque estos ya estaban desquiciados, apoyó el PSOE, y ley que, hoy en día, ya os implica mucho más a vosotros que a la propia Herri Batasuna (que por mucho que queráis, gritéis y provoquéis, no es ETA; y que, ahora, tiene voces, actitudes y comportamientos más dignos y pacíficos que vosotros).

.

Audiencia Nacional, se espera que el Poder Judicial, en todas sus instancias, imparta justicia y no que sea juez y parte en beneficio partidista sectario de una parte (y en el caso que nos ocupa, precisamente, de la parte que va contra la ley, la justicia y la razón).

.

Antoni Ramis Caldentey
Psicólogo Social
Enero de 2006, año humanista de la comunicación

 

.


http://mispegatinas.iespana.es/mispegatinas/alianza_popular___partido_popula.htm

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

El Doctor HC Cristóbal Serra en el Diario de Mallorca

arcoatlantico | 21 Enero, 2006 22:38

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

El Doctor HC Cristóbal Serra en el Diario de Mallorca

 

Los oficios del escritor. JOSÉ CARLOS LLOP

Por razón de honor. EDUARDO JORDÁ

Cristóbal Serra, el sabio ya es doctor.  MIGUEL VICENS        

Opinión. El poder de la soledad irradiante. CARLOS GARRIDO      

Una fábula. EDUARDO JORDÁ

Cristóbal Serra, premio a la heterodoxia. LOURDES DURÁN


Foto Miquel Massutí. Diario de Mallorca

Los oficios del escritor. JOSÉ CARLOS LLOP

Diario de Mallorca15-01-06

El pasado jueves, mientras contemplaba a Cristóbal Serra en el salón de actos de Son Lledó -un salón de actos, por cierto, más propio de la Managua sandinista que de la universidad de una de las capitales del Mediterráneo-, mientras contemplaba a Tòfol, repito, envuelto en la muceta azul, pensativo y en cierto modo abstraído, pensé en todos los años que el escritor Cristóbal Serra había tenido que dedicar a oficios distintos al de la escritura. Pensé que el escritor Cristóbal Serra había levantado una obra literaria -que en aquel momento era homenajeada institucionalmente- pese al mundo mismo, que mantiene (y es mantenido por) esas instituciones. Pensé que vivíamos en una sociedad donde un escritor casi nunca es sólo un escritor. Y eso que lo que queda de él, lo que luego se apropian en el tiempo como aportación a la cultura de esa sociedad, es su labor de escritor y su memoria y su magisterio como tal.

Pero no. Aquí un pintor, mal que bien, es un pintor. Un arquitecto, sea bueno o malo, es un arquitecto. Y una peluquera es una peluquera. Un escritor no exactamente.
Hace pocos días se celebraba en Barcelona la 62 edición del Premio Nadal de Novela. Lo ganó un escritor, claro, y quedó finalista una escritora, obviamente. Pues en la mayoría de periódicos se subrayó que el ganador era profesor de Literatura Española en una universidad estadounidense y la finalista, profesora de Literatura Comparada en una universidad española. Es lo habitual. El escritor no es sólo escritor -aunque esencialmente sea sólo eso- sino que es profesor, funcionario, publicista, bancario, periodista, portero de noche, etc... (Álvaro Pombo contaba en una entrevista reciente -y él es soltero y sin hijos- que hasta los 53 años no pudo vivir de su literatura). La cuestión es que el escritor, salvo contadísimas excepciones, no puede ser sólo lo que es -y cuando lo es, lo es contra la ley de la gravedad del mundo- y eso pensaba yo el pasado jueves mirando a Cristóbal Serra envuelto en su muceta azul y desgranando las horas, días, meses, años y lustros que se había visto obligado a dedicar a otros oficios -la enseñanza sobre todo, con sus claustros llenos de celos, insidias y recelos y las clases con los asnos a los que su asignatura importaba un bledo y los alumnos (que también los hubo) que guardan un recuerdo imborrable del mejor profesor que tuvieron en sus vidas de bachiller-.

Yo nunca tuve a Tòfol de profesor -aunque luego se convirtiera en nuestro maestro en muchas cosas, y como recordaba ayer Eduardo Jordá, en la mejor universidad a la que algunos asistimos- pero sí lo tuvieron mi amiga Alicia R. o el pintor Rafa Forteza en el colegio de El Terreno, y siempre he visto cómo les sonreían los ojos al recordarlo y esa sonrisa era una sonrisa de agradecimiento. Agradecimiento porque Cristóbal Serra -y hablo aquí de la persona, si es que la persona no es indisociable del escritor- les había regalado lo que otros ni conocían: la mirada humorística sobre su destino. Quizá la soledad del escritor se vea compensada a veces por la compañía de su otro oficio, no sé. Pero también es verdad que el desgaste que provoca ese oficio -mayor o menor, pero desgaste- siempre afecta a los libros, a la vida del escritor. Y cuando vi que tocaban la cabeza de Tòfol con el birrete de flecos multicolores -´un birrete dadaísta´, nos había dicho a todos semanas atrás- pensé en Cristóbal Serra el día en que se jubiló de la enseñanza.

Aquella semana vino a visitarme a la biblioteca donde trabajo -que entonces estaba en Palau Reial, junto a Cort- y les juro a ustedes que le habían quitado, de golpe, diez o quince años de encima. A los 65 -vaya escalofrío pensar que casi han pasado veinte- volvía a tener 50, que era la edad que más o menos tenía Tòfol cuando le conocí. Y empezó a escribir mucho más, a ordenar su obra como quien cuida de un huerto. A veces, lo veía pasear con Joaqui por las calles de Palma y su andar era mucho más ligero que antes, como si una de las tortugas de Melville se hubiese quitado de encima el pesado caparazón y fuera por fin libre de las Islas Encantadas. Pero en este punto me equivoco porque Cristóbal Serra es y ha sido siempre una de las personas más libres que yo haya conocido. Por no decir la más libre de todas las que he conocido. Y eso, aquí, sí que es una enseñanza impagable. Que ningún oficio ni profesión enseñan. Como la luz de sus palabras el jueves pasado, cuando empezó a hablar y ninguno de nosotros quería que esas palabras acabaran nunca.

Por razón de honor. EDUARDO JORDÁ

Diario de Mallorca, 14-01-06

Para muchos de nosotros (pienso en José Carlos Llop, en Carlos Garrido, en Rosa Planas, en Juan Planas Bennássar, y en gente mucho más joven como Nadal Suau), Cristóbal Serra fue la mejor universidad a la que podíamos haber asistido. Yo mismo, por ejemplo, no conseguí aprender casi nada en la Universidad de Palma (soy duro de mollera, lo reconozco), aunque tuve la suerte de hacer una especie de cursillo intermitente de literatura universal en su piso de la Avenida Argentina. Digo intermitente porque nuestras charlas se interrumpían a menudo. A veces era la llamada de una vecina que se había olvidado la llave, o un súbito riesgo de incendio de la cocina (donde unas verduras llevaban demasiado tiempo en el fuego), o la búsqueda de un disco de John Cage, o la aparición de un amigo de Cristóbal a quien conocíamos como el Deán de Babilonia. El caso es que teníamos que dejar de hablar de libros y pasábamos a hablar de otras cosas, hasta que reanudábamos la charla en cuanto podíamos. A veces tardábamos un par de días, otras un par de meses, y hubo casos en que incluso llegamos a tardar un par de años. Pero la conversación nunca se interrumpió. Cristóbal sabía siempre dónde teníamos que reanudarla. Una vez me lo encontré en el Borne y Cristóbal, después de saludarme con su sonrisa de siempre -una sonrisa, me imagino, como la que tendría san José de Cupertino cuando volaba a más de dos metros del suelo-, me dijo: "¿I què me dius de n´Octavio Paz? En aquest pas acabarà guaynant el Nobel". Pues sí, andando el tiempo Octavio Paz acabó ganando el Nobel. En cierta forma se lo merecía: había pasado toda su larga vida esperando el momento.

Ahora han investido a Cristóbal Serra doctor "honoris causa" por nuestra Universidad, pero por supuesto que Cristóbal no se lo merecía, entre otras razones porque no ha perdido ni un segundo de su vida esperando esta clase de reconocimientos ni honores. Por lo demás, su saber es tan enorme, tan ingobernable, tan volátil y tan indefinible que no hay doctorado que pueda abarcarlo ni universidad que pueda asumirlo. Sólo si imaginamos una cátedra que recoja todo lo que se sabe en este mundo sobre asnología, saberes bíblicos, historia de España, astrología, poesía del siglo XX, Shakespeare, poesía del siglo XVII, Dickens, música dodecafónica, historia de Mallorca, masonería y dadaísmo podremos hacernos una idea de cómo funciona la mente de Cristóbal Serra. Y esto es sólo un resumen apresurado. Me he olvidado de sus conocimientos sobre farmacopea, ocultismo, antisemitismo, poesía polaca e historia de la navegación. Pero lo más importante es el gusto literario de Cristóbal, capaz de detectar en medio minuto la superficialidad de cualquier autor. Y este buen gusto literario está relacionado, supongo, con su facilidad casi esotérica para desenmascarar a los charlatanes, a los figurones y a los especialistas en escamotear de sus libros eso que Cristóbal llama la verdad del espíritu. Y me apresuro a decir que sólo Cristóbal sabe dónde se encuentra esta verdad.
Una vez, ya no recuerdo cómo, conseguí llevar a Cristóbal Serra hasta Campos. Eso debió de ocurrir hacia la primavera de 1980. Cristóbal nunca se ha sentido a gusto lejos de su casa, pero aquel día consintió en hacer un viaje que para él era tan arriesgado como si hubiera tenido que viajar hasta la remota Abisinia en los tiempos de la invasión italiana de Mussolini (al fin y al cabo, él oyó hablar de aquella guerra que ya nadie recuerda cuando era niño). Mientras nos acercábamos a Campos, cuando pasábamos por los sembrados rojizos, Cristóbal elogió el color de aquella tierra, que a comienzos de siglo había fascinado -recordó- a don Miguel de Unamuno. Después, mientras paseábamos por el pueblo, Cristóbal se paró en seco junto a una tapia. "Escolta, me pens que he vist un magraner. ¡Un magraner! T´ho pots creure? ¡Un magraner!" Y entonces señaló una sombra que asomaba por encima de la tapia. Cuando volvimos al coche, Cristóbal seguía entusiasmado por su descubrimiento. "¡Això és extraordinari! ¡Un magraner!", susurraba a solas. Ya de vuelta, nos despedimos frente a su casa, y cuando entró en el portal, aún tuve tiempo de oírle exclamar: "¡Això és curiós, molt curiós! ¡Un magraner!" Yo, lo juro, no había visto nada, pero ahora pondría la mano en el fuego a que allí, tras la tapia de Campos, había un granado.

LITERATURA. RECONOCIMIENTO ACADÉMICO.

Cristóbal Serra, el sabio ya es doctor.  MIGUEL VICENS

Diario de Mallorca 13-01-06

En un acto solemne celebrado en el aula magna de Son Lledó, la Universitat de les Illes Balears concedió ayer su máxima distinción académica al heterodoxo escritor mallorquín
En una ceremonia solemne celebrada ayer en el aula magna de Son Lledó, el escritor mallorquín Cristóbal Serra (Palma, 1922) fue insvestido doctor honoris causa por la Universitat de les Illes Balears.

El autor de Péndulo, Viaje a Cotiledonia o Diario de signos tituló su lección magistral Elogio de la sencillez, la encabezó con dos citas de Novalis y la convirtió en un ameno recorrido y en una justificación de su literatura, en una exposición llena de fuerza narrativa y brillantez que mantuvo al público en vilo hasta el último folio, porque hasta en el día de su más importante reconocimiento, según él mismo consideró, el sabio de trato afectuoso y aspecto frágil y despistado estuvo a la altura de la profundidad, ironía y heterodoxia de su obra.
"En estos tiempos en que la contraseña es el utilitarismo, puedo decir que he buscado la salvación en el trabajo inútil e inadvertido", manifestó Serra. "Si he escrito tantísimas invenciones quiméricas es porque he creído que en materia de comunicación un artista no se mide por el éxito. En cambio he creído que los solitarios, los aislados, son los más auténticos comunicantes", afirmó. "Los demás, los hombres de las comunicaciones, se hacen eco, vulgarizan, informan, pero no representan el vitalismo irracional que arroja luz", defendió.
Tras escuchar las palabras en defensa del reconocimiento que pronunció Perfecto Cuadrado, catedrático de Filología Gallega y Portuguesa, y después de recibir de manos del rector, Avel.lí Blasco, la medalla, los guantes blancos, el anillo, el título y el birrete acreditativos de su nueva condición de doctor honorífico, Serra empezó su intervención defendiendo que la elección de una lengua y la construcción del lenguaje poético no son actos que dependan de la voluntad. "Desde muy joven no he ido en busca de la lengua, sino que ésta me ha visitado. De la misma manera, no voy en busca de la poesía; espero que me visite", apuntó. En cuestiones estilísticas, Serra dijo preferir la precisa concisión al caudal de palabras. "Me harta el estilo demasiado rico en vocablos. Y, personalmente, me inclino a no hacer demasiado dispendio de palabras. Es éste un punto que debieran tener presente los profesores en clase y valorarlo como es debido -consideró-, en vez de elogiar a los alumnos los periodos bellos. Que aprendan, al modo de una verdad evangélica, que la riqueza literaria reside en cierta penuria", defendió. Argumentó también que el "estilo no es puro esmero", sino "gracia espontánea" y "naturaleza armoniosa". Y se preguntó: "¿De qué podré lamentarme? ¿De no haber escrito una novela? Pues no he de lamentarme, porque soy incorregible", respondió. "Me quedo con mi fama de micrólogo, que me ha permitido expresar opiniones poco ortodoxas, realizar viajes quiméricos y entregarme al arte como juego sin desdeñar la densidad de la palabra".
Serra se refirió a algunos de sus principales obras, trazó los paralelismos entre el singular San José de Cupertino y el protagonista de Péndulo, analizó su visión del misticismo, aclaró su interés por el taoísmo y defendió con Novalis que la razón no basta para iluminar la vida de un hombre. "La infancia es la gran preservadora", concluyó. "Es el amuleto con el que hay que permanecer incontaminados".

En su defensa del apadrinado, Perfecto Cuadrado señaló que todas las formas de referirse a la ocupación de Serra -escritor, traductor, investigador y profesor-, "son maneras de disfrazar el calificativo que merece: poeta". Estableció paralelismos biográficos entre Serra y Camilo José Cela "por la enfermedad y convalecencia pródiga en lecturas y fermentadora de la escritura posterior" . Y entre Serra y Pessoa por la utilización de heterónimos. Citó una definición del autor escrita por el periodista Matías Vallés. Y dijo que en la extensa producción del escritor se refleja de manera evidente las afinidades del autor como lector.

LITERATURA. RECONOCIMIENTO ACADÉMICO

Prólogo con higuera y salmo.  M. VICENS

Diario de Mallorca, 13-01-06

Numerosas personalidades del mundo académico y cultural asistieron a una ceremonia de investidura que estuvo presidida por la plantación de un árbol

Autoridades políticas y académicas, catedráticos y profesores de la Universitat de les Illes Balears, amigos y admiradores de la obra de Cristóbal Serra aplaudieron al escritor con fuerza cuando ayer fue investido doctor honoris causa, ovación que se repitió con la misma intensidad cuando el autor de Viaje a Cotiledonia terminó de leer su entretenida y brillante lección magistral, titulada Elogio de la sencillez.

No acostumbrado a honores de ese boato, el escritor permaneció serio ante las muestras públicas de felicitación y afecto, bajando la mirada y agachando un poco la cabeza, como si en esos instantes quisiera empequeñecerse, desaparecer. El acto terminó con unas palabras de bienvenida al claustro del rector Avel·lí Blasco, el Gaudeamus Igitur interpretado por la Coral de la Universitat de les Illes Balears y un cóctel en honor del homenajeado en el que Serra recogió multiples felicitaciones personales y del que fue de los primeros en marcharse.
"Hoy me siento por primera vez reconocido y muy agradecido por todo ello a la Universitat de les Illes Balears", manifestó Serra en una rueda de presa anterior a la ceremonia. "En mi vida las muestras de gratitud han sido esporádicas y puntuales", apuntó. "La gente no suele tener un criterio reposado en lo literario, porque ve la televisión y atiende a determinados críticos".
En el jardín de los doctores honoris causa, el autor de Augurio Hipocampo eligió plantación una higuera. "Es un árbol que aparece mucho en mis libros", justificó. "Y además posee, como Heráclito, la virtud de la dualidad, porque su fruto se come fresco y también seco. Y yo creo mucho en la dualidad. Además, hay quien defiende que fue una higuera y no un manzano el árbol del pecado original, pues su fruto es mucho más erótico que la manzana".
Durante el acto de plantación de la higuera, el escritor leyó un salmo compuesto especialmente para la ocasión en el que evocó a Jesucristo, Rómulo y Remo, la diosa Rea y otros personajes míticos, e insistió de nuevo en la teoría de que fue el higo y no la manzana el fruto prohibido del Paraíso.

Además de las autoridades universitarias y el claustro de profesores, al acto académico asistieron Francesc Fiol, conseller de Educación y Cultura, que elogió la figura literaria de Serra "alejada de modas"; Climent Ramis, director general de Universitat del Govern; Rafel Bosch, director general de Planificación; Francisca Gili, directora general de Farmacia; Miquel Triola, presidente del Consell Social de la UIB; Antoni Verd, secretario del Consell Social; Felicià Fuster, ex presidente de la misma institución académica; Valentí Valenciano, vicepresidente segundo del Parlament; Pere Mas, Síndic Major de la Sindicatura de Comptes; Dolça Mulet, consellera insular de Cultura; Begoña Moragues, concejala de Sanidad de Cort; Josep Francesc Conrado de Villalonga, director general de la Obra Social y de la Fundació La Caixa; Llorenç Huguet, presidente de ´Sa Nostra´, y el doctor Alfonso Ballesteros, presidente de la Real Academia de Medicina.

También asistieron al acto los escritores José Carlos Llop, Biel Mesquida, Carlos Garrido, Àngel Terrón, Francisco Díaz de Castro, Román Piña, Fernando Corugedo, Diego Sabiote, Xavier Abraham el editor Antoni González y el escultor Jaume Mir.

Opinión. El poder de la soledad irradiante. CARLOS GARRIDO

Diario de Mallorca, 13-01-06

Qué portentos puede hacer un hombre solo. Sentado en una mesita camilla, con una luz cálida de mesa. La persiana entornada sobre el Avinguda Argentina. La paredes llenas de libros. Y un hombre cavilante, que se sostiene la mandíbula con la mano en gesto concentrado. Los cabellos blancos y algo alborotados, los ojos menudos tras las gafas. Con una caligrafía precisa y elegante, entre coqueta y un poco infantil, escribiendo apenas unas frases en un folio. Nada más. La luz, el sonido amortiguado de los coches... Pero cuánto contenido puede haber en esa escena. Algunos han cambiado el mundo sentados en su mesa, con gesto pensativo. Es el laboratorio de las ideas y la vida interior. La soledad irradiante.

Ayer, la sala de actos de Son Lledó estaba llena de un público heteróclito. La iluminación era tristona, a base de unos fluorescentes que daban una macilez casi enfermiza a los tonos cremosos de la pared. Monotonía cromática que no se rompió ni siquiera cuando hizo su entrada la procesión académica. Colores de las togas y los birretes. El público en pie. Sonaban las notas del "Trumpet Voluntary".

Comenzó el acto protocolario. Las palabras mesuradas, los ritos universitarios. El padrino y el decano acompañaron después al doctorando Cristóbal Serra, que entró con la cabeza un poco gacha. Vestido a la antigua recordaba a aquellos cardenales de los cuadros antiguos. Luego, el padrino leyó la defensa del apadrinado. Palabras. Retórica y convenciones.

La monotonía del acto queda de repente rota cuando el rector le entrega al escritor los símbolos de su doctorado Honoris Causa. Entonces los fotógrafos se abalanzan sobre el homenajeado. Los flashes proyectan la sombra de un hombre inclinado para recibir los honores. Entre tímido y ausente. Silueta proyectada en las paredes de color crema.
Llega entonces el momento de la lección magistral. Y Serra, que hasta entonces lo contemplaba todo con un punto de estupor, llena la sala de vida. De palabra y realidad. Es un octogenario, poco amante de la pompa, escritor de libros que no buscan el éxito. Pero su verbo, su reflexión, adquiere la potencia de un dragón de las ideas.

Ese hombre que defiende la sencillez, que confiesa haber traducido a filósofos chinos sin saber chino, que alaba la figura del asno, es uno de los grandes referentes de la literatura contemporánea española precisamente porque no ha querido serlo. "Un artista no se mide por el éxito", afirma. Ha saltado por encima de los géneros literarios pero al mismo tiempo detesta la florituras y quiere "escribir como un hombre normal". Nada de dogmáticos "tiesos, envarados, fúnebres".

Conforme avanza la lectura, su voz gana en fuerza y decisión. Habla del misticismo, de Heráclito, de su voluntad de micrólogo o amante de lo pequeño. Defiende el "vitalismo irracional del solitario". "La riqueza literaria reside en cierta penuria".

Probablemente sin quererlo, Serra está formulando las cuestiones candentes de nuestro tiempo, que por otro lado a él le importa un bledo. La falta de autoconocimiento interior, la ausencia de la poesía entendida como numen y trascendencia, la defensa de lo pobre y lo humilde, la ternura hacia el desvalido, la medida de las cosas a partir de la experiencia personal, esencial. La vuelta al niño que llevamos dentro.

Y en ese momento, se invierten imaginariamente los papeles. Y todos los oropeles de una institución secular como la Universidad, los ritos, los títulos, las cátedras, las jerarquías quedan en la sombra. Ante la palabra, la experiencia creativa, de un hombre solitario.

Una fábula. EDUARDO JORDÁ

Diario de Mallorca, 12-01-06

Para Cristóbal Serra,

doctor honoris causa.

Un día, alarmado porque llevaba mucho tiempo sin ver signos de actividad, un conserje descubrió que no había nadie en el despacho del Presidente del Gobierno. Nadie consiguió averiguar dónde podía estar el mandatario, así que sus inmediatos subalternos, tras una rápida deliberación, decidieron comunicar su desaparición al Jefe del Estado. Tras varias llamadas sin respuesta, una secretaria comunicó con voz grave que era imposible localizarlo: el Jefe del Estado no se hallaba en su residencia ni en su despacho. Tampoco había partido en viaje oficial. "Su paradero es un enigma", concluyó la secretaria, tal vez repitiendo una frase oída en una película. Los subalternos tuvieron que buscar ayuda en otra parte. Empezaron a hacer llamadas desesperadas a todas las dependencias oficiales. A las pocas horas fueron descubriendo, primero con perplejidad y luego con consternación, que no era posible localizar a ningún ministro, a ningún presidente de comunidad autónoma (ni siquiera de Melilla), a ningún dirigente de la oposición, a ningún alto cargo político.

El comité de subalternos, convertido por la fuerza de las circunstancias en un comité de emergencia, decidió actuar con cautela. No se debía alarmar a la población, demasiado expuesta ya a excesivos sobresaltos durante los últimos tiempos. Cuando uno de los subalternos sufrió un ataque de pánico, los restantes miembros del comité lo animaron con palabras tranquilizadoras: "No hay que preocuparse, todo está bajo control. Éste es un país maduro que ha sabido superar los momentos más graves de su historia". "Pero ¿qué va a decir la televisión?", preguntó inquieto el subalterno. Y fue entonces cuando uno de los miembros más sagaces del comité decidió tomar la iniciativa. Mandó buscar en los archivos de la televisión pública un cargamento de noticiaros recientes en el que aparecieran las primeras autoridades del país en múltiples actos públicos: reuniones internacionales, consejos de ministros, recepciones, debates parlamentarios, inauguraciones de hospitales y escuelas. Cuando la colección de vídeos estuvo preparada, se dio la orden de que los vídeos fueran emitidos en todos los informativos. Las cadenas televisivas, conscientes de la grave situación del país (y de los privilegios económicos que les había prometido el comité de emergencia), acataron la orden sin rechistar.

En los días siguientes, pese a las previsiones sombrías de los miembros más pesimistas del comité, la población del país vivió con absoluta normalidad. No se registraron incidentes en ninguna parte. Los ciudadanos continuaron haciendo su vida sin dar muestras de preocupación o de alarma. Si el rumor de la desaparición misteriosa de los dirigentes políticos había trascendido de algún modo a la opinión pública, nadie parecía prestarle mucha atención. Los estadios de fútbol estaban llenos, la Bolsa subía a la velocidad habitual, las empresas constructoras seguían haciendo su agosto, los mismos paparazzis perseguían a los mismos rufianes y a las mismas suripantas de siempre, y los mismos periodistas radiofónicos continuaban desgañitándose en las mismas tertulias, ignorando (o al menos fingiendo ignorar) que ninguno de los destinatarios de sus invectivas ocupaba ya su despacho. En las televisiones, la vida política del país trascurría del modo acostumbrado: proseguían los debates parlamentarios, las declaraciones, las visitas, las recepciones, las promulgaciones de leyes. Nadie reparó en que todos esos actos habían ocurrido mucho tiempo atrás; o si esto ocurrió, nadie consideró necesario el esfuerzo de revelarlo. Por lo demás, el humor general de la gente había mejorado. Se oían menos gritos en las calles y en los cafés. Los vecinos enfrentados por antiguas rencillas volvían a saludarse. Los conductores respetaban los pasos cebra. Y en las carreteras, cosa insólita, conducían con más prudencia.

Al cabo de seis meses de búsquedas infructuosas, el comité de emergencia, que llevaba a cabo sus actividades en secreto, decidió interrumpir la investigación al más alto nivel que había ordenado. Si toda la clase política del país había decidido desaparecer por propia voluntad, para dedicarse a otras tareas quizá más agradables o provechosas, sus razones tendría.

Cristóbal Serra, premio a la heterodoxia. LOURDES DURÁN

El próximo jueves, 12 de enero, el autor de ´Péndulo´ recibirá los atributos que le confieren la condición de doctor ´Honoris Causa´ de la UIB

Diario de Mallorca, 09-01-06

Con letra menuda, escribe en cuadernos cuadriculados, perfectamente ordenados cual alumno aplicado, lo que acabó siendo Efigies, Nótulas, El asno inverosimil, Péndulo, Diario de signos y así un suma y sigue de una literatura laberíntica y, sin embargo, llena de sentido. La que aplicadamente deja en sus cuadernos Cristóbal Serra -Palma, 1922-. El próximo 12 de enero la Universitat de les Illes Balears le nombrará doctor Honoris Causa. El catedrático Perfecto Cuadrado apadrinará a uno de los hombres más sabios de esta ínsula, de alguien que avanza al margen de las corrientes y las modas. Un solitario al que, sin embargo, nada humano le es ajeno.
Con una extensa bibliografía, Cristóbal Serra recibirá el premio coincidiendo con la reciente aparición de su traducción de la Obra completa del filósofo taoísta Chuang-Tzu, una relación circular ya que Serra tradujo, año atrás, El libro del Tao. Su revisión está distribuida por Ediciones Cort. Nunca ha negado su vinculación con esta filosofía y siempre ha reconocido "sentirse cercano al taoísmo", sólo que él lo hace sin renegar de sus creencias cristianas.
Con la paciencia del asno, un animal que Cristóbal Serra ha rehabilitado frente a una "sociedad tantalizada por el abismo al estar sustentada en los cimientos del vértigo y la velocidad", soporta adjetivos como "raro". Ni qué decir que su vasta obra literaria se mueve en los círculos de la heterodoxia porque no halla acomodo en la liviana y febril letra contemporánea. La suya está hecha de paciencia, sabiduría, medida y salpicada a la vez de un extraño humor que se mueve bien entre líneas. Como las ´de su vida´, encabezadas por una cita de Hölderling: "Diversas son las líneas de la vida". Veámos, guiados por el propio Serra en qué mapas se asentaron las suyas.

Nació en Palma en 1922, educado en el mallorquín de parientes que fueron "marinos, labriegos, leguleyos, boticarios". El mar fue bálsamo, necesaria compañía para quien se declara "niño distraído (...) quizá fuera el desconocido de mí mismo". Testigo de los juegos de compañeros de calle, a los que eludía en sus juegos porque Serra escapó siempre de lo hercúleo y aún ahora, y que se adiestró en lecturas del jesuita Gracián, en la Divina Comedia de Dante, en las Máximas de La Rochefoucauld que se instalarían en su peculiar cultivo de la literatura abreviada. Ejemplo son sus Nótulas o el repaso que hizo en Efigies a aquellos autores que hicieron del aforismo su medio de expresión, como Ramon Llull, Lao-Tsé, Heráclito, José Bergamín y tantos otros.

El barrio de So n´Alegre y el puerto de Andratx fueron los escenarios de la crianza de un hombre versado en las lenguas, inglés, francés e italiano, y desde luego catalán, que no usa para su literatura, motivo de crítica en ciertos sectores nacionalistas de la cultura de la isla. "Yo no he escrito nunca para nada ni para nadie", declaró dos años atrás en una entrevista a este diario.

La Guerra Civil le convirtió en políglota y en "muecín de bombas", esto es, custodio del refugio antiaéreo que fue el sótano de la casa de sus abuelos. Llegaría la enfermedad, la tisis que le relegó al reposo, sí del cuerpo, que no de la mente porque las lecturas aquilataron a un joven de salud quebradiza y que, sin embargo, ha alcanzado ya los 83 años.

Las líneas de la vida prosiguen. Su lectura es amena y es un excelente camino para avanzar en el conocimiento del autor de obras como Péndulo, Regreso a Cotiledonia, El asno inverosimil, entre muchas otras, además de traductor de Blake, Emmerick. Lisonjeado por Octavio Paz, desconocido por los miopes, Cristóbal Serra recibe "en la edad oscura" un merecido premio, el Honoris Causa por la Universitat balear, aunque quienes le conocen y le han leído ya saben que las distinciones para Serra tienen siempre su anverso y reverso. Como todo en la vida.


El Doctor Cristóbal Serra, imagen de si mismo. Foto Arc46

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Desde Cuba con amor (educación). Nancy Yodu

arcoatlantico | 14 Enero, 2006 22:17

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Desde Cuba con amor: educación

 

Querido Antoni 
Si quieres entra a estas webs. 
Te mando un escrito donde se habla del método cubano "yo si puedo" y de su creadora, una maestra.  Supongo lo habrás oído mencionar, pero el método demuestra cuanto se puede hacer con los medios de comunicación clásicos, cuando se pone interés amor, se trabaja en equipos y existe el interés gubernamental para apoyar unos de los derechos de los hombres..., el poder recibir instrucción, comenzando por el primer paso, vencer el analfabetismo. 
Recibe mi cariño, Nancy 

Programa para la alfabetización. Cuba (Seminario Internacional)

http://www.alfabetizacion.rimed.cu/ 

Juventud Rebelde
http://jr.co.cu/2004/enero-marzo/mar-28/loa.html

Leonela, maestra, loa de las letras

http://www.cubavision.cubaweb.cu/prensa_detalles.asp?ID=121

Relaciones humanas en la educación, encuentros y desencuentros
http://comunidad-escolar.pntic.mec.es/754/tribuna.html

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

El año en el que han sucedido otras cosas. Matías Vallés

arcoatlantico | 07 Enero, 2006 19:05

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

El año en el que han sucedido otras cosas

 

Boulevard
"El año en el que han sucedido otras cosas"

Diario de Mallorca, 24 de diciembre de 2005

Matías Vallés

Este año ha envejecido sin que nos diéramos cuenta. A cambio, nos ha dejado como estábamos, lo cual no es exactamente una bendición. Siempre en guardia contra el oscurantismo, aportamos una relación de las cosas que nadie nos ha contado:

.
Enero. El coronel Suleimán Anbotu ,ganador de las elecciones presidenciales de Freedonia, ha declarado que es absolutamente imposible que yo haya obtenido este resultado. Por fuerza tiene que haberse producido un pucherazo.A continuación, el líder electo anunció que cedía el triunfo a su rival, y que él mismo se encargaría de perseguir a los votantes que hubieran participado en la maniobra fraudulenta.

Febrero. La alcaldesa Catalina Cirer reconoce que la demolición de la catedral de Palma efectuada por las excavadoras de Mabelle Cabrer en la madrugada de un sábado ­,es probablemente un error,aunque no quiero pronunciarme hasta que los técnicos de Patrimonio confirmen si se trataba de un edificio catalogado,o si estamos sólo ante otra campaña de la oposición. La alcaldesa considera que Palma cuenta con templos suficientes para albergar a los fieles que acudían a la Seo. Además, señaló la edil, el derribo nos libera del Cristo con genitales de Miquel Barceló.

Marzo. El nuevo presidente de Irán se opone firmemente a la destrucción nuclear de Israel. En su opinión, existen métodos más civilizados para aniquilar el país y exterminar humanitariamente a su población. A su juicio, aunque Mahoma se refiere explícitamente en el Corán a la invención del arma atómica, citando expresamente al imán Albert Elinstein ,también prohíbe el uso indiscriminado de ese ingenio.

Abril. Conmoción en las elecciones parlamentarias de Argentina, al descubrirse que un candidato llamado Jaime Matas Palou, desconocido en el subcontinente austral, ha obtenido centenares de votos, todos ellos por la circunscripción de Santa Fe. El presidente Néstor Kirchner le da la bienvenida al partido peronista, quienquiera que sea .Los votantes localizados manifiestan que nuestro contrato no finalizaba hasta 2006,y nos hemos limitado a cumplirlo.

Mayo. Una fotografía de Brad Pitt y Angelina Jolie ,a sólo cuatro metros de distancia el uno de la otra, se erige en la prueba irrefutable de que la pareja se encuentra al borde del matrimonio. Sin embargo, un portavoz de la pareja señaló que, en realidad, el
actor ha sido adoptado por la protagonista de Lara Croft , convirtiéndose así en el mayor de sus hijos. Este nuevo rango explica el biberón que asomaba en la vestimenta del miembro de Oceans Eleven.

Junio. El Govern desmiente que Balears esté sufriendo un empobrecimiento generalizado, tal como apuntan los estudios que colocan a la comunidad a la cola del crecimiento económico. Para contrarrestar estos datos aciagos, el ejecutivo autonómico ha hecho públicas las subvenciones concedidas a lo largo de la legislatura, todas ellas a militantes de PP y UM. Ellos no sufren recesión alguna, subrayó un portavoz.

Julio. La policía británica tirotea a un ciudadano brasileño en el Metro londinense, y desata un escándalo sin precedentes. Al preguntarle a Tony Blair por qué dispararon 36 veces sobre el infortunado inmigrante, el primer ministro se excusó en que fue porque se les acabaron las balas. El líder laborista agregó que se haría lo posible para corregir esa imprevisión en futuros incidentes, dotando a las fuerzas del orden de mayores reservas de munición.

.
Agosto. El presidente George Bush reconoce que ordenó a la CIA que espiara las conversaciones telefónicas de su esposa. El mandatario estadounidense explicó que la amabilidad que Laura Bush mostraba hacia el repartidor de pizzas ­de rasgos inequívocamente árabes­ ,levantó sus suspicacias. La Casa Blanca anunció que la operación de espionaje proseguiría, aunque hasta ahora no se había encontrado ninguna prueba que permitiera enviar a la Primera Dama a Guantánamo.

Septiembre. La patronal de la construcción levanta un monumento en Mallorca. El sector duro propuso que la escultura, a colocar en una rotonda, tuviera doce plantas que pudieran comercializarse como apartamentos con vistas. Finalmente se impuso la opinión de los constructores más concienciados estéticamente. De ellos procede la idea de diseñar un gigantesco King Kong de plexiglás, que despedaza a la isla entre sus manos. Para tranquilizar a Catalina Cirer, los donantes han señalado que el mono no tiene pene.

.
Octubre. Espoleado por las críticas que ha recibido su gestión de la catástrofe, Bush exige saber el origen del Katrina. Al recordarle que partió de las Bermudas, ordena la invasión inmediata de esas islas.

Noviembre. El padre de un joven matriculado en un instituto mallorquín, se querella contra el director del centro, que intentó expulsar a su hijo. El alumno, que no puede ser identificado por razones legales, se llama Julián Pendenciero Camorrón, y ha sido acusado de incendiar deliberadamente el gimnasio de la institución educativa, reducido a sus cimientos. Creíamos que deberíamos tomar alguna acción, señaló el profesor. Sin embargo, el progenitor del aventajado estudiante señaló que se trata de un acto evidente de discriminación contra mi hijo.

Diciembre. En Irak se descubre que en realidad se está juzgando a un doble de Sadam. Las sospechas cundieron cuando, después de dos meses de proceso judicial, uno de los magistrados se percató de que el presunto dictador sólo se expresaba en italiano, con la fluidez de un nativo. Una vez desenmascarado, el sosias se jactó de haber servido de modelo para realizar la estatua cuyo derribo se considera, unánimemente, como el final de alguna de las guerras de Irak.

Reflexión dominical malévola: El mal no admite maniqueísmos.

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

1 Justificación y propósito. Psicología, psicología humanista y psicología social

arcoatlantico | 07 Enero, 2006 19:05

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

1 Justificación y propósito. Psicología, psicología humanista y psicología social

 

El psicólogo en ti 

Vive bien y no mires con quien; haz bien y no mires a quien

Criterios y orientaciones psicológicas

Psicólogo: Antoni Ramis Caldentey

1 Justificación y propósito. Psicología, psicología humanista y psicología social

Hace muchos años (por lo menos nueve), después de un fiasco monumental de los (ir)responsables políticos correspondientes (en aquel caso de la derecha más pura, dura e irresponsable),  que todos mis proyectos profesionales, por visión y consejo de mi mujer, los hago desde fuera de la Administración y los utilizo y aprovecho desde todas partes: para mi trabajo profesional en la Administración, para las asociaciones profesionales y humanistas, y para mi mismo, mis amigos y amistades.

Antes había trabajado mucho, con mucha ilusión, en proyectos institucionales en y para la misma Administración, pero ello siempre derivaba en la envidia y “mal rollo” y desactivación del proyecto, por parte de los jefes digitados incompetentes y vagos (y sus monaguillos) que, por desgracia, en aquella Administración (del Pepé), son una gran mayoría.

Así, libres, nacieron “Inforientarc46”, un programa catalán de información, comunicación y orientación, inicialmente educativas, y posteriormente humanistas, que finalmente desembocó primero en “Arc46, grup de comunicació d’informacions y orientacions educatives” que, posteriormente desembocaría en la constitución de una “Asociación humanista de comunicación (AHC)”; y el “Arco Atlántico (Humanista y Educativo)”, foro de encuentro de personas, ideas y organizaciones de todas las naciones de habla hispana para compartir ideas y experiencias sobre temas humanistas, educativos y de psicología social.

Estos dos foros me han proporcionado multitud de contactos, algunos de los cuales han fructificado en amistad, y también en multitud de informaciones.

Pero estas informaciones se van acumulando en los dos webs, sin ninguna sistematización, en función de la actualidad política y social y de los intereses específicos de los comunicantes.

Igualmente, en estos últimos tiempos he observado como, desde ámbitos muy diversos, algunas personas sistematizan las malas prácticas profesionales y malas relaciones interpersonales (sin ir más lejos el gobierno más próximo del pepé de les Illes Balears, la oposición del pepé en la política estatal que no es sino una piedra en el zapato del gobierno estatal, piedra que no deja caminar, avanzar y que hace daño y crispación a la convivencia general del Estado, o la política internacional de los EEUU de Bush y Rizzi, que incumple sistemáticamente los mandatos de las instituciones y legislación internacionales en perjuicio y daño de muchos pueblos muy populares (Cuba, Venezuela, Afganistán, Irak,... con muchos muertos inocentes y civiles en los dos últimos casos), a veces incluso sin ningún rédito ni para ellas ni para el sistema y con importante perjuicio personal para quien recibe sus influencias en forma de orden, instrucción o trato. ¿Por qué lo hacen si no obtienen ningún beneficio aparente y si ocasionan importantes pérdidas económicas, emocionales e, incluso, vitales, al sistema y a sus personas? Intentaremos responder a la pregunta, pero, muy especialmente, ayudaremos a cambiar de actitud y comportamiento.

Por la primera razón pensé en renovar los instrumentos, aún sin retirar todo lo útil anterior, en el sentido de sistematizar, en una estructura coherente, las nuevas incorporaciones. Pensé que me gustaría, y quizás iría bien, redactar las ideas o experiencias, en un sentido de aplicación práctica para la mejora, en forma de libro estructurado. ¿Qué estructuras pensaba que deseaba  sistematizar? Un protocolo educativo, un protocolo de orientación, “Nueva antología del disparate” (especialmente político, educativo y religioso)... No obstante, por el conjunto de la primera y segunda razón, pienso que el más urgente, caso de que “el libro” tenga lectores aplicados es el de “vivir bien” o, desde la otra actitud, “¿por qué, pudiendo vivir mal, iba yo a vivir bien y a permitir que los demás también lo hicieran?”

Efectivamente, la gran mayor parte del sufrimiento humano no sólo es totalmente evitable, sino que es gratuitamente provocado. Y no sólo esto: las personas, algunas de las cuales generan dolor, tienen capacidad no sólo de no hacerlo, sino que de generar bien estar, placer y felicidad en las otras personas con quienes se relaciona.

Por esto quiero invitaros a caminar juntos, mes a mes, desmontando los comportamientos negativos, y a proponer unos comportamientos que van a generar energía humana positiva, la cual nos proporcionará la felicidad presente, sensación de bienestar, en un entorno armónico que también da la sensación de estar bien. ¿Un libro más sobre autoayuda personal? Quizás si, pero totalmente diferente a los que he visto hasta ahora. Los que he visto hasta ahora son un compendio de “normas” explicadas que, si las cumples, te ayudan a estar mejor. Además, igualmente, esta nueva ola de “autoayuda” suele ser muy comercial y capitalista, grandes representaciones en teatros enormes que más bien parecen una representación de circo que, ciertamente, consigue el paroxismo general.

Mi intención es compartir con vosotros conocimientos propios recibidos de la psicología, psicología humanista y psicología social, que permitan la autorreflexión y la toma de decisiones tendentes a cambiar las ideas y actitudes que llevan al objetivo negativo y de dolor y sufrimiento propios y ajenos por otras ideas y actitudes que proporcionan placer y, lo que es más importante, sensación de bienestar y felicidad permanentes, tanto a nosotros mismos como a quienes se relacionan con nosotros. La capacidad y voluntad de “pasar al acto”, desde la reflexión a la decisión, es una cuestión personal que compete a cada uno/a. 

Efectivamente, la psicología, como ocurre con la informática (ordenadores) y telemática (internet), o cualquier otra ciencia funcional, no es patrimonio exclusivo de sus profesionales, sino que es patrimonio de toda la humanidad. Nadie que no sea profesional está capacitado para ejercerla profesionalmente, pero todos pueden utilizarla, aplicar los conocimientos que pueda tener o adquirir de la misma, para su bienestar y mejora personales.

La psicología, qué es y qué puede

La Psicología es la ciencia del hombre y de la mujer (ciertamente, también existe una psicología animal, pero aquí nos referimos exclusivamente a la psicología humana), es la ciencia de la personalidad, manera de ser, y sus comportamientos consecuentes, distintas formas de actuar y comportamientos, tanto desde el aspecto individual como grupal. Es la ciencia que estudia las causas de estos comportamientos y personalidad correspondiente, sean estas conscientes o inconscientes. Así como también, la ciencia que estudia sus consecuencias y sus posibles modificaciones, modificaciones que la persona pueda aplicar a su perfeccionamiento, mejora y bienestar:

“La Psicología (humana) es la ciencia del hombre y de la mujer, de su personalidad o manera de ser y de sus comportamientos consecuentes tanto desde la perspectiva individual como grupal,  es la ciencia que estudia las causas de estos comportamientos y personalidad correspondiente, sean éstas conscientes o inconscientes, así como también sus consecuencias y sus posibles modificaciones, modificaciones que la persona puede aplicar a su mejora y bienestar individuales y sociales” (Antoni Ramis Caldentey, 1992).

Dado que la Psicología es la ciencia genuinamente humana, la ciencia que mejor facilita a la persona su propia comprensión y mejora, no se comprende como no es una asignatura común general a lo largo de todos los cursos, de cualquier sistema educativo. No estudiamos el hombre y la mujer y si estudiamos, en cambio, su estructura inerte (biología, fisiología, anatomía,...) así como sus producciones (historia, pensamiento, lenguaje, matemáticas,...) y otras ciencias independientes de la propia humanidad (geología, física, química, geografía,...). Sólo intereses político-económicos pueden explicar esta incoherencia monumental. Cuando en 1990, en España, la Ley Orgánica General del Sistema Educativo, ley destinada a aplicar las directrices de la Constitución a la Educación (que cometía la incoherencia de ofrecer la educación formal del tramo básico, obligatorio, secundario a no profesionales de la educación), implantaba, por primera vez en la historia de los sistemas educativos, la Psicología como asignatura optativa de uno de los dos cursos de bachillerato, tuve ocasión de preparar y explicar esta asignatura en un instituto de Palma. El primer año, dada la escasez de cursos de bachillerato (sólo 2), se ofreció a los alumnos elegir la única optativa que se daría, entre psicología y otra optativa, del área de la lengua castellana. 57 alumnos eligieron Psicología y sólo 3 eligieron la otra optativa. Finalizando el curso y encuestados los alumnos y alumnas sobre qué asignatura les había gustado más y qué asignatura encontraban más práctica y funcional para aplicar en la vida cotidiana de personas adultas, la Psicología salió elegida, destacada en ambas encuestas: Recuerdo una alumna que nos contestaba: “Por supuesto la asignatura más útil para la vida, con mucha diferencia, habrá sido la ‘Psicología’ y, para mi, muy especialmente, el tema de la ‘motivación y comportamientos afectivos-sexuales’” Recuerdo que en aquel tema llegamos a la conclusión de que “todo estaba permitido excepto aquello que pudiera hacer algún daño a uno mismo o a otras personas; todo estaba permitido desde el respeto a uno mismo y a los demás, y a sus respectivas voluntades”. Este respeto y autorespeto tan vilipendiado, hoy en día, por ciertos políticos, ciertas clases y ciertos grupos.

Psicología humanista

La psicología humanista es aquella psicología que no sólo tiene al ser humano como objeto de su estudio sino también como sujeto beneficiario del mismo (la psicología centrada en el cliente, centrada en la persona, Carl Rogers): Maslow, psicólogo humanista, denuncia una actitud muy común en la psicología clínica, actitud aún hoy día no superada, consistente en centrarse en el estudio de lo anormal, en el estudio de las patologías, centrándose en los aspectos negativos y desintegradores de la personalidad, aunque sea con la intención de “curar” o corregir la patología o el desorden. Maslow se centra en el estudio de personas sanas y emocionalmente sin problemas, para él la persona es naturalmente buena y tiende a su autorrealización personal; el problema es que esta naturaleza y tendencia humas buenas por naturaleza son débiles y se ve vencida con excesiva frecuencia por las presiones sociales (lo veremos en los estudios de la psicología social) y ambientales. Estas tendencias antisociales son adquiridas y nunca inherentes a la propia persona. La conducta humana agresiva surge, además de por la imitación de modelos (Bandura), cuando se le impide la satisfacción de las tendencias o necesidades básicas humanas, cuando se las frustra. La tendencia central, aunque no la superior, a que tiende la persona, y por cuya consecución se  esfuerza, es su autorrealización personal. La autorrealización personal es una finalidad a la que se tiende permanentemente y no una meta totalmente alcanzada.

Karen Horney i Erich Fromm, neofreudianos, desplazan el conflicto freudiano interno entre el “yo”, “ello” y “super yo” al exterior del ser humano, entre el mismo, como totalidad y globalidad individual, y su medioambiente, que incluye, también, a “todos los otros”. Son ambientalistas y culturalistas. El desarrollo y devenir de cada individuo será según sea el ambiente, en que se desarrolla, en sus propios cambios. Según ellos, no hay nada fijo y universal, no hay nada en la persona humana que esté determinado por la biología o sus propios instintos, sino que toda conducta humana viene determinada exclusivamente por la experiencia y relaciones o contactos de cada uno/a. Difieren, sólo, en que la primera llega a estas evidencias mediante su experiencia clínica, mientras que el segundo llega a las mismas mediante especulación filosófica. La primera puede demostrar sus afirmaciones, mientras el segundo no.

Así pues, “la psicología humanista es aquella psicología centrada en la persona, sujeto de la misma, que atiende a sus necesidades y que tiene en consideración, para la explicación psicológica y para la mejora personal, el ambiente y la cultura de cada una, así como las relaciones establecidas entre la persona, su ambiente y su cultura”. (Antoni Ramis Caldentey, 1992).

Psicología Social:

En el Arco Atlántico http://mallorcaweb.net/arc98, en “Apuntes de Psicología Social”

http://www.mallorcaweb.net/arc98/Psicologia/psicosocial.html explicamos la definición y posibilidades de la psicología social:

Hemos dicho que la psicología procura la mejora de la calidad de vida personal y social de todos y todas. Así como la psicología (sin adjetivos) estudia y ayuda a la persona individual, la psicología social estudia las interrelaciones interpersonales y se preocupa para que estas sean funcionales y positivas en el sentido de mejorar el bienestar de todos (y mejorando el de todos se mejora el de cada una/a). En este sentido tú puedes analizar en qué posición vital estás (y caso de que no estuvieses en la correcta, "tú y yo estamos bien y yo procuro que esto sea así", cambiar a esta posición: Análisis de mi posición vital): 

http://bloc.balearweb.net/get/387/06aexplicacionposicionesvitalesobasicas(esp).doc
http://bloc.balearweb.net/get/387/06bposicionesvitalesobasicas(esp).doc

No tenemos que confundir la Psicología social con la Sociología. La sociología estudia el comportamiento de los grupos y las organizaciones, mientras que “la psicología social estudia el comportamiento de la persona en el seno de los grupos y organizaciones, así como las interrelaciones que se establecen y la modificación, que debería ser en un sentido positivo, tanto de la persona como de sus comportamientos como de estas interrelaciones”. (Antoni Ramis Caldentey, 1994).

Resultan muy sorprendentes algunos comportamientos de personas que votan a sus propios verdugos (cómo si padecieran el síndrome de Estocolmo). Como también la alienación colectiva, política o social de personas que hacen verdaderas barbaridades y pierden todo referente racional para seguir al "pensamiento único" y las consignas de conducta dictadas por este pensamiento único, por demenciales y criminales que sean.

La sorpresa que causaron estos comportamientos demenciales en los movimientos nazis de principios del siglo XX impulsó el desarrollo de la psicología social: ¿Por qué somos capaces de estos comportamientos? ¿Qué tenemos que saber para poder ser y actuar como personas humanas, racionales y sociales y no como autómatas al servicio de intereses "superiores"? 

A pesar de este desarrollo de la psicología social estos comportamientos fascistas (autoritarios, agresivos y violentos) se siguen produciendo en el siglo XXI, muchas veces en ambas aceras del mismo camino. 

Sin embargo, en muchas ocasiones, las personas del grupo desconocen los mecanismos psicosociales, que desencadenan sus propios comportamientos, mientras que sí son conocidos por los dirigentes del grupo, con lo cual la manipulación de comportamientos sociales resulta mucho fácil.

Lo que importa es que todos conozcamos estos mecanismos para disfrutar de libertad de comportamiento (no hay responsabilidad sin libertad) y evitar, así, la propia alienación y utilización.

Consecuentemente, ofrecemos compartir conocimientos de estas tres ciencias psicológicas, para aplicarlos con la intención de nuestra mejora psicológica, incrementando nuestro estado de bienestar y el de los demás con quienes nos relacionamos (es imposible el uno sin el otro), ofrecemos que cada uno que así lo desee pueda llevar en si mismo al psicólogo que le permita esta mejora personal individual y social: El psicólogo en mi.

Contenido previsto, aunque puede variar según oportunidad o posibilidad temporal:

- Justificación y propósito. Psicología, psicología humanista y psicología social

- Necesidades básicas humanas. Maslow

- Análisis Transaccional

- AT: Posiciones vitales personales

- AT: PAN, análisis de las transacciones.

- AT: El juego psicológico

- Psicología Social. Estudios.

- Evolución, Darwin, crecimiento demográfico y diferenciación cultural

- Invasión, integración, segregación y exclusión sociales.

- Lo racional, sobrenatural e irracional

- El hombre y la mujer: ser, estar y tener.

- Tipos de respuestas, sumisa, agresiva, asertiva

- Prevención y evitación de conflictos

- Estrategias de ataque y de pacto

- Todas las actitudes pacíficas para evitar mobbing, bullying, violència de género, guerras, y cualquier agresión o actitud violenta (“Haz el amor y no la guerra”).

 

El psicólogo en ti

Vive bien y no mires con quien; haz bien y no mires a quien

Criterios y orientaciones psicológicas

Psicólogo: Antoni Ramis Caldentey

1 Justificación y propósito. Psicología, psicología humanista y psicología social

Enero de 2006

© Arco Atlántico Humanista

© Antoni Ramis Caldentey

.

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

1 El éxodo en barco

arcoatlantico | 07 Enero, 2006 19:04

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

1 El éxodo en barco

 

Selección, orientación, disparate

De la Oficina de Selección al caótico disparate popular, pasando por la orientación

Orientador: Antoni Ramis Caldentey

1 El éxodo en barco

 

- ¡A formar, en fila de a dos, rápido! ¡Vamos, ya!

Este era el grito que nos dirigían un grupo de soldados de la PM (Policia Militar), con sus cascos blancos rotulados con las negras P y M, a otro grupo de jóvenes, y no tan jóvenes, yo era uno de estos, que vestidos de paisano, estábamos en la cubierta del “Joan March”, barco ferry de la Trasmediterránea, cuando éste llegaba al puerto de Santa Cruz de Tenerife, procedente de Barcelona, con estación intermedia en Algeciras. Estos soldados con quienes habíamos intercambiado miradas escrutadoras, pero ni una palabra, durante los tres días y pico que había durado la travesía desde Barcelona.

- A formar, ¿y por qué? Le pregunté al que estaba más cerca.

- Pues porque ya hemos llegado, vamos a bajar, ¿o es que tú vas a continuar viaje? Me respondió con una sonrisa divertida.

- “Yo creía que el CIR (campamento de instrucción de reclutas) de Canarias estaba en Las Palmas de Gran Canaria”, que era la próxima estación y última del flamante Joan March.

- Pues no chico, el CIR de Canarias está en Hoya Fría, La Laguna, Tenerife.


http://www.simplonpc.co.uk/Trasmed2.html 

Estaba a punto, pues, de empezar el cierre del paréntesis de aplazamientos de responsabilidades que de tantas me había eximido durante los últimos años (“No, ¿sabes? dado que debo hacer el servicio militar, que dura más de un año y debo hacerlo no sé cuando ni donde, esto no podemos decidirlo, comprometerlo, hasta después de haber finalizado el mismo”). Y ello deshaciendo un error en el que había estado sumido casi un año, el mismo día en que yo había hecho cometer otro a mi favor, posiblemente más importante, al brigada de la Oficina de Reclutamiento de Palma, ubicada en “Sa Porta des Camp” cerca del mar palmesano.

En noviembre del año anterior en aquella oficina, en la puesta de la misma, hacia la calle repleta de gente expectante, los propios interesados, acompañados de amigos, novias, hermanos, madres,... se hacía el sorteo de los destinos de las cuatro listas de cada uno de los cuatro de los llamamientos: enero, abril, julio y octubre. Yo era el número 44 del último llamamiento, aquel militar, que a mi me parecía de muy alta graduación, explicaba como se haría el sorteo, a partir del numero que saliera los dos primeros de cada lista a la marina, los seis siguientes de las tres primeras listas y siete de la cuarta, porque en total debían ser 25, a “Africa” (debía ser Ceuta y Melilla), los seis siguientes a Canarias, los 9 siguientes de las tres primeras y los 8 de la cuarta, porque en total debían ser 35, al Sahara, y el resto de los miembros de las cuatro listas, la inmensa mayoría, se quedaban en Baleares. El sorteo deparó la suerte al número 36. Cuando aquel oficial gritó: “el 36” hubo explosión de júbilo (la gran mayoría que se quedaba en Baleares y sus acompañantes) con los abrazos y los saltos correspondientes, así como gritos, lloros, abrazos llorosos,... Yo, que iba acompañado por mi hermana y su novio y posiblemente algún hermano o amigo más, quedé mudo, con un nudo en la garganta y cara de circunstancias: Era el único 44 que debía ir a “Africa” inespecífica, los otros 44 iban a “Canarias”. En aquel momento maldije los destinos de 25 y 35, especialmente el primero, por no ser, como todos los otros, múltiplos de 4 y que exigían un cambio en la enumeración de los destinos en la cuarta lista. En aquel momento, ante una de las primeras de las muchas malas vicisitudes del destino o la suerte que, posteriormente, se convertirían en buenas, aún con el nudo en la garganta y con la cara de circunstancias, tuve una idea a largo plazo que, por suerte fructificó positivamente: Debía dejar pasar el tiempo, el tiempo es el mejor aliado de los olvidos más significativos, y después actuar. Pasados unos cuatro meses desde el sorteo fui a la misma oficina, que cambio respecto de la última vez, ni una sola persona de aquella enorme multitud del día del sorteo, el primer llamamiento ya se había incorporado, abajo un soldado, “voy a ver las listas”, “pasa”, subo las escaleras en el rellano un panel de corcho con las cuatro listas, cada una en varios folios en vertical, sólo un trazo a lápiz apretado marcaba los cambios de destino, en las tres primeras la frontera entre “Africa” y “Canarias” estaba entre el 43 y el 44, en la mía entre el 44 y el 45. Llamo al soldado que se paseaba por el pasillo del piso y le digo: “oiga, mire, aquí debe haber un error, la rayya está debajo del 43 en todas las listas excepto en la última que está debajo del 44” “A pues es cierto, sí, parece que está equivocado, espera, voy a llamar al brigada” Al cabo de un momento viene el brigada, miran, comentan y finalmente el brigada borra la raya debajo del 44, aunque la marca quedará para siempre, y marca debajo del 43, con lo que acababa de cambiarme el destino, ya no iría a África, por lo menos a la continental, iría a “Canarias”. “Espera, que lo cambie en la lista oficial que tengo en la oficina”, el soldado y yo le acompañamos al primer despacho del pasillo, saca de una carpeta unas listas iguales que la del panel, coge la cuarta y hace la misma operación. “Por cierto mi brigada, el CIR de Canarias debe estar en Las Palmas, ¿no? No debe estar en Tenerife, ¿no?” (no sé por qué, quizás porque Las Palmas casi siempre, hasta entonces, había jugado en primera división, mientras que el Tenerife nunca, también hasta entonces, había jugado en la máxima categoría del fútbol, pensaba que Las Palmas era más importante, más capitalidad, con todos los servicios, que Tenerife. Luego constaté que más bien casi era al revés), “si, claro, en Las Palmas” me contestó.

Así pues, desde aquel día ya lejano, unos ocho meses, hasta ahora que los PM nos urgían a formar para descender en  el puerto de Tenerife, había creído que mi destino canario estaba en Las Palmas. Por ello no había hecho ninguna averiguación de direcciones y teléfonos de la familia política de un hermano de mi madre que vivía en Tenerife, como tampoco, y mucho más importante, los del hermano de un tío político mío, ambos mallorquines, que era Capitán en Tenerife. Y ahora iba a desembarcar y hacer el campamento en Tenerife sin ningún contacto facilitador. Esto ocurría en octubre de 1970, consumidas tres prórrogas desde mi remplazo que debía de haber sido en 1967.

Un mes y medio antes había sido citado en el Hospital Militar de Palma, junto con los otros cinco compañeros de destino y llamamiento, para pasar la revisión reglamentaria y recibir un conjunto de vacunas, para que no pudiéramos contagiar a una parte importante del ejército español al que nos íbamos a unir. A la cita, de los seis convocados, sólo nos presentamos dos, Antolín Mercadal y yo. Yo, que había desarrollado una especie de neurosis paranoica de terror al mando militar, alucinaba por un tubo, pensaba que ni el mismísimo hijo o nieto de Franco, caso de que los tuviera, podría liberarse de un deber tan sagrado como éste. ¿Cómo, entonces, se habrían podido haber librado cuatro de los seis llamados? No le di más vueltas y me dispuse a superar la prueba de la revisión reglamentaria. Hay que decir que llegados a este punto, siendo insular mediterráneo y habiendo recuperado un destino insular atlántico, junto con el espíritu militar y patriótico que se respiraba en mi familia y, sobretodo, para mantener la justificación de los muchos aplazamientos de compromisos y responsabilidades con la excusa de tener que hacer el servicio militar, yo deseaba hacerlo y hubiese considerado un fracaso grande el ser rechazado. No hablé de este tema con el único compañero de experiencia, aunque, por lo bien que se lo pasó los 14 meses del servicio (aunque también todos los años anteriores y todos los años posteriores) imagino que él también quería hacerlo. Sólo unos meses después trabé amistad con algunos compañeros que lo hacían totalmente a la fuerza y que hubiesen aceptado cualquier razón que les eximiera del mismo. Y no hablemos ya de, una generación posterior, en mis propios hijos, ya nadie, o casi nadie, quería hacer el servicio voluntariamente y con gusto. Poco después, Aznar, suprimiría el servicio obligatorio y los soldados, todos, serían profesionales. Entre ambos años, había algunos años con exceso de quintos de reemplazo y en el sorteo, como el que narré antes, había también un grupo importante, “exentos de reemplazo”, que no debían hacer el servicio militar.

Así que Antolín y yo solos pasamos juntos la revisión con un militar, oficial o no, siempre me costó diferenciar si las estrellas eran de cinco, seis u ocho puntas y hasta distinguir si el militar llevaba galones amarillos o estrella amarilla (los galones rojos si que los diferenciaba de todos los símbolos amarillos), primero miraba si teníamos hernia o si la picha era lo suficientemente larga como para no poder dudar del sexo (en aquel entonces las mujeres no podían ser militares y debían ir con mucho cuidado de que no se les colara alguna campeona de natación), posteriormente nos hacían caminar con los calcetines puestos y miraban la superficie plantal que se había ensuciado, si se ensuciaba toda la planta podían rechazarnos por “pies planos” . Yo, por si acaso, nunca destaqué por un arco plantal del triunfo exagerado, arrugaba los dedos de los pies para curvar más el puente y así evitar cualquier duda. Tanto Antolín como yo superamos las tres pruebas, lo cual, además de declararnos aptos para la “mili”, supuso el principio de una amistad duradera, permanente. Hay que decir que Antolín es muy, muy sociable, e ir con él te abre las puertas de todas las relaciones posibles.

El mismo militar nos dio un impreso  con membrete del ejercito que indicaba un dia, una hora, las nueve, el barco salía a las 10, y un lugar, el muelle de Barcelona. Tal día (no recuerdo el día, si el mes: octubre) a la hora citada estaba en el lugar indicado. Antolín también, él acompañado por sus padres y una hermana pequeña, yo no recuerdo por quien, pero imagino que también por mis padres y algún hermano, ni una novia vino a despedirse, y esto que había tenido varias, Antolín enseguida vino hacia nosotros e hizo las presentaciones correspondientes, ya quedamos en grupo de dos, acompañados por las familias respectivas, yo ligero de equipaje, recién acababa el verano, el verano más aprovechado y exprimido de todos por ser el último verano justo antes de la mili, y ni Baleares ni Canarias tienen un clima frío, por ello iba ligero de equipaje, una vez en destino, yo pensaba que en Las Palmas, ya nos equiparían del uniforme militar. Había mucha gente paisana despidiéndose unos de otros, dos PMs y un soldado ordinario, los PMs iban de un lugar para otro a prudente distancia, nos miraban, pero no intervinieron, el soldado ordinario, habló algo con los PMs que asentían y se dirigió a nosotros, se nos debía notar en la cara o en las pintas, o en el grupo:

- Vosotros sois los que vais a Barcelona,...

- No, nosotros vamos a Canarias,... pasando por Barcelona

- Si, pero este barco sólo os lleva a Barcelona, luego, allá, os unís con otros reclutas y os vais a Canarias. Yo soy el soldado encargado de acompañaros a Barcelona.

Se sacó una lista del bolsillo con sólo dos nombres, los nuestros, pasó lista “éste soy yo” “y éste yo”, nos invitó a despedirnos de la familia y a subir tras él al barco, una motonave, debía ser el “Ciudad de Barcelona”, “Ciudad de Valencia” o “Ciudad de Burgos” (aunque Burgos no tiene mar sí había una motonave con el nombre de su ciudad), barcos con los que había hecho innumerables viajes a Barcelona unos años antes cuando hacía primero de “todas las ciencias” en la Universidad de Barcelona, en aquel entonces la única, la Central, la de la Plaza de la Universidad, con un jardín muy bonito y un estanque en el que debíamos ir a atrapar ranas para diseccionar en la clase de Biología del Dr. Basabé, sacerdote.

Subimos, nos dirigimos al camarote a dejar las cosas, un camarote para cuatro en el que estábamos nosotros tres, y nos reunimos en el bar, pedimos una cerveza cada uno y el soldado ordinario, no sé si alguna vez nos dijo su nombre, aunque creo que en aquella circunstancia, para él, valía más su alta misión que su propio nombre: “Yo soy el soldado encargado de acompañaros a Barcelona, soy vuestro superior a quien debéis el máximo respeto (hasta entonces el respeto se daba a la edad y yo era, por lo menos dos años mayor que él, pero no le discutí autoridad ni jerarquía), esto parece absurdo, pero tengo el deber de leeros las ordenanzas respecto de un acompañamiento: Será castigado con ‘pena de muerte” quien me eche por la borda; si me pegáis, pena de muerte; si me levantáis la voz, pena de muerte; si me faltáis al respeto, pena de muerte;...” Ya he mencionado mi terror a la disciplina jerárquica militar, terror que se incrementó hasta el infinito cuando el soldado encargado de acompañarnos nos leyó las ordenanzas de acompañamiento. Estaba ensimismado pensando que me sería difícil llegar a Barcelona sin haber acumulado ni una sola pena de muerte cuando la voz de Antolín me sacó de mi marasmo acojonado y rompió el hielo que había creado aquella lectura, oí a Antolin que decía: “¡Joder, con la pena de muerte! Pues ya que tú eres nuestro superior, paga las tres cervezas, y nos vamos a dormir”.

A la mañana siguiente, sobre las 7 de la mañana, bien afeitados, aseados y vestidos, bajábamos los tres, en fila de a tres, con nuestros equipajes y nos dirigimos al patio de un cuartel militar que había muy cerca del puerto. Allá ya había muchos otros reclutas de paisano provinentes de muchos lugares de España, la mayoría de Catalunya, junto con una cantidad considerable de PMs que se paseaban por el patio, pero sin relacionarse con los reclutas. Nuestro soldado nos entregó a un  suboficial que estaba cerca de una mesa en un lateral del patio, el oficial le firmó el correspondiente recibí y nuestro soldado le entregó una copia de la lista de nosotros dos. Una vez que nuestro soldado se despidió de nosotros con un abrazo a cada uno como si fuéramos amigos de toda la vida, el oficial nos dijo: podéis pasear por el patio, podéis hablar, podéis hacer lo que queráis excepto salir a la calle y estad al tanto si os dan la orden de a formar. Al cabo de un tiempo de pasear y hablar con Antolín apareció en el patio, tal como habíamos convenido, mi hermano cuatro años más joven que yo. No obstante, en aquella situación, yo recluta recluso y el persona libre que, además había hecho milicias universitarias, fue él quien se dirigió al oficial guardián de reclutas concentrados y le pidió permiso para “sacarme” del cuartel a dar un paseo por Barcelona, él se responsabilizaba de mi, mi sorpresa fue grande cuando vi que le daba permiso y le decía que a las seis en punto de la tarde debía estar de regreso en el mismo patio. Creo que en aquel momento, pero sólo hasta las seis de la tarde, concedí a mi hermano menor el derecho de primogenitura. Pude comer fuera con mi hermano y hablar mucho con él. No supe como habían comido el resto de los concentrados, ni como habían podido descansar. A las seis en punto me despedía de mi hermano y entraba en el patio y me presentaba al suboficial de guarda o quizás fuera el oficial de guardia, el único de todo el día. Antolín se alegró de verme y me presentó a un recluta de Ibiza, en Pep, que había encontrado y conocido en el patio de concentración del cuartel. 

Poco tiempo después los PMs, como perros pastores, en pocos segundos, nos hacían formar (a nosotros, que lo hacíamos como ovejas o corderos de rebaño, a ver si no...¡pena de muerte!) en el lugar y de la forma que ellos preveían. Era de los pocos momentos que interactuaban con nosotros. Formados en fila de a seis o de a nueve, para que la hilera no fuese excesivamente larga, nos dirigíamos en una semiformación hacia el puerto. En el puerto nos dispersamos otra vez, algunas novias, amigas, amantes, madres habían regresado y se despedían de una u otra forma de sus respectivos. Poco antes de una hora antes de zarpar el Joan March de nuevo movimiento de pastores y entramos en fila de a tres o algo así al barco que nos iba a conducir a nuestro destino del todo por la patria. Allá volvieron a desentenderse de nosotros, como si no tuvieran nada que ver con nosotros hasta la mencionada movilización unos tres días después en el puerto de santa Cruz de Tenerife. El viaje en barco fue placentero y muy libre, como si nos dejaran saborear los últimos días de libertad. Teníamos nuestros camarotes, nuestros desayunos, comidas y cenas como el resto de los pasajeros civiles que viajaban con nosotros. Yo le dije a Antolín que cuando viajaba a Barcerlona como estudiante solía ir al bar de primera aunque el billete fuera de segunda, que nunca nadie me había pedido el billete para saber si podía o no estar en aquel lugar de privilegio. Antolín y yo hicimos la travesía, excepto por la noche y en las horas de las comidas, en el bar de primera clase, lejos de los PMs y lejos de nuestra propia identidad grupal, jugando con los dados de poker, sin apostar, sólo acumulando puntos, con alguna bebida de vez en cuando, como alejando un poco de nuestra consciencia nuestra realidad militar inmediata. En una ocasión asomó una cabecita tímida de un compañero reclutado. “Noooo. No podéis pasar, este es el bar de primera”, la cabecita retrocedió y la puerta se cerró de nuevo.

Por penúltima vez los PMs nos hicieron formar, esta vez en la cubierta del barco, íbamos a descender a nuestro destino. Yo sentía la frustración del error. Si hubiera sabido que mi destino era aquel hubiese preparado unos contactos muy interesantes, pero yo pensaba que mi destino era en otra parte en la que no tenía ningún contacto. Y ahora, aquí, deberían pasar muchos días antes de que pudiera establecer estos contactos, ellos no sabían que yo estaba allí, como tampoco nunca supieron antes que yo iba a estarlo. Allí nos hicieron subir a las guaguas, para mí autobuses municipales, que nos llevaron a unos pocos Kms. De allá, un poco cuesta arriba, un campo abierto justo al exterior del campamento militar de instrucción de reclutas CIR15 de Hoya Fría, La Laguna, Tenerife, para todas las Islas Canarias (el de Illes Balears era un número menos). Aquí fue donde los PMs nos hicieron formar por última vez. Estábamos semiformados, de pié, en posición relajada, debía ser algo así como en “descanso” cuando me di cuenta de que el suelo de Tenerife, bajo mis pies, se movía, lentamente, en un suave balanceo como si fuese ahora, y no en los tres últimos días, cuando estuviera en el barco que me había llevado allá.

De nuestro frente venían hacia nosotros soldados uniformados como tales con mirada escrutadora a la posible respuesta a su propia pregunta: “¿hay alguien de Albacete?”, preguntaba uno. “Si, yo”, contestaban dos o tres de los reclutas formados, al tiempo que levantaban la mano. Inmediatamente empezaban una animada conversación. Lo mismo ocurrió con Cáceres y Jaen. Yo miraba, envidioso, la escena, mientras mi cabeza pensaba: “qué suerte, estos ya están enchufados de por servicio militar”. Cuando, de repente, viene uno con cara de despistado y galones rojos de cabo: “Hi ha algú de Mallorca?” Levanté la mano, saltando como un poseso, “Eh, sí, jo, Jordi” grité después de reconocer a quien se dirigía a nosotros, un joven mallorquín que ya conocía aunque no hubiésemos tenido una estrecha relación. “Pues si los otros con soldado conocido han tenido una gran suerte, imagina Antolín y yo, nada menos que con cabo conocido”, pensaba yo al tiempo que los tres empezábamos una animada charla. Poco antes de que nos llamaran a entrar al CIR, Jordi me dijo:

“Mira, Toni, ahora os harán hacer un test (creo que fue el test de los dados D48), procura hacerlo muy bien y si lo haces muy bien harás el campamento, conmigo, en la ‘Oficina de Selección’, que es un destino privilegiado”.       

 

Selección, orientación, disparate

De la Oficina de Selección al caótico disparate popular, pasando por la orientación

Orientador: Antoni Ramis Caldentey

1 El éxodo en barco

Enero de 2006

© Arco Atlántico Humanista

© Antoni Ramis Caldentey

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Lectura del pensamiento

arcoatlantico | 07 Enero, 2006 00:38

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Lectura del pensamiento

Recibido por correo electrónico.
Explica el truco a: escolaweb10@gmail.com
Igualmente puedes apuntarte a los cursos que prefieras de  
http://www.escolaweb10.org/

http://www.mallorcaweb.net/arc98/Divertido/lecturadelpensamiento.htm.

 

"Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

El Mundo recibe a Evo Morales. Antonio Peredo

arcoatlantico | 04 Enero, 2006 20:53

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

EL MUNDO RECIBE A EVO MORALES

Se alistan preparativos para 3 actos de asunción presidencial. 


Por Antonio Peredo Leigue *
ALTERCOM

En las semanas que faltan para el 22 de enero, cuando reciba el mando de la nación, el Presidente electo Evo Morales, ha iniciado ya una serie de visitas, respondiendo a una parte de las múltiples invitaciones que recibió, apenas se conocieron los contundentes resultados de las elecciones realizadas el 18 de diciembre pasado.

Su primer viaje al exterior fue a Cuba, donde firmó, con el Presidente Fidel Castro, un acuerdo que se pondrá en ejecución después de la transmisión del mando. Por este acuerdo, se instalarán dos equipos oftalmológicos que, sumados al ya donado y en operación, para operar gratuitamente a los pobres que padecen males en la visión. 5.000 estudiantes serán becados para estudiar medicina en Cuba, hasta el primer trimestre de 2007. Se organizará una campaña de alfabetización y se trabajará conjuntamente en áreas como el deporte.

Este 3 de enero, Evo Morales parte en una extensa gira con una apretada agenda que comprende: Venezuela, España, posiblemente Bélgica, Francia, China, Sudáfrica y Brasil. Mientras tanto, se está estudiando una visita más a la Argentina, si las agendas de Kirchner y Morales permiten que se entrevisten antes del 22.

La apretada agenda de esta gira tiene propósitos claros: el presidente electo Evo Morales establecerá, con los gobiernos de esos países, las materias en las que podrán ampliarse las relaciones y buscará el apoyo internacional al programa que desarrollará durante su gobierno.

Si bien, la deteriorada imagen internacional de Bolivia, ha sido sustituida por una visión positiva, dado el resultado de las elecciones, Evo Morales considera necesario reafirmar, ante el concierto mundial, las urgencias que deben atenderse en el país, las normas que regirán a partir de ahora y las características que tendrá su administración.

LA TOMA DE MANDO

La Corte Nacional Electoral anunció que entregará el 10 de enero, credenciales al Presidente y Vicepresidente electos, a los nuevos senadores y diputados, así como un informe sobre los resultados de la elección de prefectos. Los parlamentarios se reunirán sólo para elegir sus directivas y los prefectos, elegidos por primera vez, serán posesionados al día siguiente de la transmisión del mando.

El Presidente Evo Morales ha previsto tres actos para asumir el gobierno.

El sábado 21, en Tiawanaku –centro ceremonial de la cultura que floreció mucho antes del Imperio de los Incas-, recibirá los atributos de mando que le entregarán las autoridades de los pueblos originarios, que son los curacas.   

Al día siguiente, en La Paz, se cumplirá el acto formal, durante el que Evo Morales y Álvaro García jurarán sus cargos ante el Congreso Nacional. Después de leer su mensaje a la nación, el Presidente asistirá a la parada militar en la que asume el mando como Capitán General de las Fuerzas Armadas.

Cumplidas ambas ceremonias, se trasladará a la Plaza San Francisco –centro histórico donde se realizan los más importantes actos políticos- donde una multitud que rebasará todos los espacios lo recibirá como su mandatario pleno.

Se ha previsto la llegada de más de 1.500 delegaciones de todo el mundo, incluyendo decenas de mandatarios. Periodistas de todo el mundo se darán cita en esta ciudad y varias cadenas de televisión transmitirán los actos en directo.

Al día siguiente, el presidente designará a sus ministros y, con algunos de ellos, viajará a Sucre, capital oficial del país, donde designará y tomará juramento a los prefectos de los nueve departamentos.

Con estos actos se inicia un gobierno que, más allá de las formalidades, es la perspectiva de una renovación total del Estado boliviano.
______________________
* ANTONIO PEREDO: Periodista, legislador, ex candidato a la vicepresidencia, hermano de los mártires bolivianos de la guerrilla del Che: Inti y Coco.

.

Arco Atlántico aprovecha la ocasión para felicitar a Evo Morales y a todo el pueblo de Bolivia: Bienvenidos al mundo humanista y ético.


BOLIVIA FORTALECE LA LUCHA DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS
                                                                                     

(Recibido por correo electrónico, de Raúl Isman. Argentina?)
El triunfo de Evo en Bolivia no sólo nos llena de alegría. Sobre todo conmueve presenciar la reivindicación de ese pueblo milenario, una parte de los pueblos originarios, expresión de “las venas abiertas de América Latina”. El desemboque en triunfo electoral es el r esultado de una obstinada lucha en calles y rutas para expulsar al “gringo” y recuperar el patrimonio nacional. Es por tanto la expresión política de una revolución popular. Hay que atreverse a señalarlo, ya que profundizará por “izquierda” el torrente democrático de este proceso latinoamericano que, contradictorio y diverso, no deja de ensancharse.

Cuando Hugo Chávez afirmó que el ALCA estaba muerto algunos creyeron que era una bravuconada propagandística. Hicieron falta las cumbres de Mar del Plata para que la evidencia torciera el gesto desconfiado de los escépticos. En realidad Chávez leyó correctamente el curso de los acontecimientos y no se dejó llevar por las verdaderas bravuconadas propagandísticas que eran las que propalaba el gobierno de Bush. Con “la muerte del ALCA”, Chá vez enunció una tesis política.

El triunfo del pueblo boliviano es una buena oportunidad para replantear otra tesis política: el modelo neoliberal agoniza. Esto lo expresamos hace cuatro años cuando el estallido de la rebelión popular argentina el 19 y 20 de Diciembre terminó no sólo con un gobierno sino que mostró la evidencia del fracaso del neoliberalismo y nos insertó en el proceso latinoamericano.

Ya no es novedad afirmar que los EEUU o mejor el imperialismo norteamericano atraviesa una profunda crisis económica y política. Ya las políticas neofascistas de Bush, expresada s en intervenciones militares directas, constituían una búsqueda alternativa a un modelo de dominación que había alcanzado sus límites. En la larga historia de los imperios el agotamiento de un “modelo” de dominación generalmente significa su sustitución por otro “modelo”, adaptado a los tiempos.

La dificultad norteamericana, la brecha abierta en las cadenas de la dependencia, es que no acierta con la sustitución: el gran monstruo de la “guerra de las galaxias” de ninguna manera está muerto pero demostró que por esa vía no puede consolidar su dominación imperial. El esqueleto estructural de la misma, la economía “globalizada”, se conmueve pero no se desintegra por el agotamiento de los “modelos”. El del neoliberalismo ya cumplió su recorrido final y el camino neofascista encara do por Bush para sustituirlo era una aventura sanguinaria pero sin destino y está obturada por el “barro” de Irak. O la clase dominante norteamericana se replantea una estrategia global para “reflotar” la dominación política o la prolongación de sus crisis “desestabiliza” en la periferia a las clases cipayas que hasta hoy aseguraron los lazos de la dependencia y alienta el surgimiento y desarrollo de los procesos nacionales. Es desde esta mirada “global” que observamos el proceso porque han sido las condiciones internacionales, el “sine qua non” de los acontecimientos latinoamericanos.

Venezuela, Argentina, Brasil, Uruguay y hoy Bolivia muestran una diversidad que es la expresión de la distinta madurez alcanzada por las clases y sectores sociales que se oponen al imperio y su prep aración política para alcanzar el poder. Desde esta mirada “local” se pueden leer los sucesos políticos en cada país, donde lo viejo y lo nuevo disputan de manera peculiar, en las cercanías del poder y por el poder.

En estas condiciones no es ocioso recurrir al rico pensamiento social latinoamericano que tanto trabajó sobre los problemas y condiciones de la dependencia pero principalmente debemos observar los acontecimientos y repensar nuestra historia ya que no hay teoría que nos alcance. La lucha de las naciones y los pueblos latinoamericanos tiene rasgos inéditos y es un fenómeno nuevo que irrumpe en el mundo contemporáneo.

Ante el destino que es incierto pero abierto, el protagonismo que hasta hoy nos muestra el pueblo boliviano es un ejemplo. Después de todo son los pueblos los verdaderos héroes de la historia.

LIDO IACOMINI

Director

 


 

"Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Feliz futuro. Fidel Castro

arcoatlantico | 04 Enero, 2006 20:18

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Feliz futuro

 

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Desde otro mundo posible. Montserrat Ponsa

arcoatlantico | 04 Enero, 2006 20:15

Diario Interactivo del Arco Atlántico

Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  

Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 

Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Desde otro mundo posible.

 

Lo digo con esperanza, el mundo por el cual suspiramos es posible porqué ya existe: el mundo de las personas que se ocupan de los demás, de quienes necesitan apoyo: afectivo, cultural, de supervivencia.

He compartido nueve días en Buenos Aires con el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel (10-12-1980) y su familia. He conocido su organización, hombres y mujeres que trabajan en sus Proyectos en SERPAJ (Servicio Paz y Justicia), movimiento iniciado el año 1962 en condiciones precarias cuando hacia falta grandisimo coraje para defender algo. Porqué Pérez Esquivel, hombre sencillo entregado a los otros, vivió situaciones difíciles, amenazas de muerte para él y para los suyos con quienes trabajaba.  Sufrió prisión, torturas, paseo con la avioneta de la muerte (5 de mayo de 1977) sin poder averiguar jamás, porqué no le lanzaron al vacío. Nada le hizo desistir de su afán de conseguir, para los seres humanos, sus espacios de libertad, justicia, igualdad. Compromiso que mantiene vigente y que supone un trozo de tierra y un techo donde ubicarse con sus familias, una escuela que les eduque y les capacite para vivir con dignidad, con derechos y deberes. Todo parecería utópico si no pudiese afirmar que he comprobado, con mis ojos, que muchas de aspiraciones son ya realidad:

Dos Aldeas acogen a más de doscientos niños/as de la calle, la Aldea Pilar y la Aldea Rodríguez. ¿Quienes lo hacen posible? Pues hombres y mujeres muy preparados y titulados que convierten a aquellos jóvenes en hombres y mujeres con capacidad para flanquear la vida con destreza, primero con una educación general básica, luego como técnicos en distintas modalidades, carpintería, electricidad, construcción, cocina, apicultura, deporte, artes plásticas, teatro.

Los alumnos, procedentes en su mayoría de puntos distantes, deben recorrer varios kilómetros para asistir a clase pero nunca fallan. Una gran mayoría han sido rescatados de la calle por otros equipos de SERPAJ, que salen a diario por calles y plazas, para conectar con aquellos que les necesitan, jóvenes o niños con problemas de adicción a drogas, sujetos a malos tratos familiares, de soledad, sin familia, y que tras largas y arduas charlas les convencen para ir a las Aldeas.

Me emocionó ver como les tratan, muchas familias del mundo civilizado podrían aprender de ellos. Buen comportamiento y mucha higiene son elementos fundamentales para la convivencia junto con generosidad y amor.

Pero no acaba aquí su labor. Me sumé a los jóvenes que van de ronda de mañana, mediodía y tarde en busca de los marginados, para desayunar con ellos, para almorzar o merendar, para participar en sus juegos mientras atienden e intentan solucionar sus anhelos: jóvenes con intentos de suicidio, de madre enferma, padre alcohólico que maltrata, SIDA latente...

Todos pedían auxilio a pesar de que algunos no eran consecuentes –reincidentes en varias ocasiones- ni querían permanecer encerrados para hacer una cura de desintoxicación. Chicos de diecinueve años padres de dos o más hijos, menores embarazadas sin padres que les atiendan porqué viven en las villas miseria donde no quieren regresar.

He hablado de esperanza, fundamentada también con aquel grupo de 37 jóvenes que, tras muchas vicisitudes se han constituido en cooperativa para elaborar pan, y que durante mi estancia en Buenos Aires han inaugurado, además, un pequeño restaurante, La Cacerola.

Siempre, los espacios ocupados son fincas o fabricas abandonadas que les han sido cedidas y que han debido reconstruir. O aquel Hotel Bauen que desde que la empresa quebró gestionan los trabajadores en cooperativa, luego que sus propietarios lo abandonaran.  Ahora, cuando empieza a funcionar, teniendo en cuenta su situación en el centro de Buenos Aires,

los propietarios les exigen su devolución. Es preciso que les demos nuestro apoyo.

Conclusión: hay gente extraordinaria que hace posible el milagro, trabajadores con constancia y rigor, antiguos piqueteros que se han dado cuenta de que pueden caminar solos o mejor reencontrar al otro, a imagen de su maestro, Adolfo Pérez Esquivel que, pasados 25 años de aquel Premio Nobel, sigue con su pasión por el ser humano, por la tierra, por el agua, por los pueblos originarios, por la igualdad de hombres y pueblos.

Gracias a todos los que lo hacen posible, gracias por ser como sois, por vuestra amistad, por vuestro mensaje de amor y de paz justamente en estas fechas en las que todos nos llenamos la boca hablando de solidaridad en este mundo globalizado y consumista que nos ahoga. Son tristemente, meras palabras.

Montserrat Ponsa i Tarrés, periodista, Catalunya

        

.

 "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

Autoayuda para la propia mejora personal

arcoatlantico | 03 Enero, 2006 15:03

Diario Interactivo del Arco Atlántico
Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  
Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 
Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Autoayuda para la propia mejora personal

Escrito por arc98 00:28 el 12 de febrero de 2005


Mejorando el propio perfil psicológico
más interesante, aún, que el físico

Autoayuda para mejorar una/o misma/o. Modelo Arco Atlántico (Traducido del modelo catalán del "Arc-46, grup de comunicació")

1 Autoestima. ¿Por qué la autoestima?    

2 Autoestima por cualidades intrínsecas    

3 Autoestima por competencias propias   

4 Mis valores  

5 Autoretrato  

6 Mi posición vital  (explicación)

"Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb