"; urchinTracker();

Blog del Arco Atlántico

Hablando se entiende la gente. Comunicando contenidos entre continentes. Contacta con nosotros: arco98(@)mallorcaweb.net

Accidentes laborales en “itinere”. Feliciano Robles

arcoatlantico | 20 Octubre, 2006 17:28

Diario Interactivo del Arco Atlántico 
Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  
Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 
Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Accidentes laborales  en “itinere”

.

Accidentes laborales  “in itinere” 

Feliciano Robles Blanco * 

Buenas tardes: He solicitado a la  Dirección del Instituto que me diese la oportunidad de poder dirigirme en este Acto a todos vosotros para comentaros lo trascendente que  resultan ser los llamados accidentes “in itinere”, y que la mayoría de las veces suelen ser  accidentes de tráfico que podemos tener como conductor de un vehículo, pasajero  o simplemente peatón. Un accidente   “in itinere”, es aquél que se produce en los intervalos de una hora antes de empezar la jornada laboral y una hora después  de concluida, o sea más o menos el tiempo que se tarda de ir y de volver de casa al trabajo. También puede considerarse accidente   “in itinere”, los accidentes de tráfico que podemos tener durante la jornada laboral  si hacemos uso de un vehículo para trasladarnos de unos lugares a otros por razones laborales. Estos accidentes de tráfico son considerados accidentes laborales y tienen el tratamiento  de accidente de trabajo, cualquiera que sea la causa que origine el accidente. Dicho esto, vamos a entrar en el meollo del asunto.         

Ahora vosotros sois estudiantes, pero dentro de poco tiempo ya estaréis buscando empleo en las empresas de acuerdo con vuestra profesión y expectativas.  Pues bien a la hora de aceptar un empleo hay que tener muy presente cual es la  distancia que nos separa entre  la empresa donde vamos a trabajar  de donde vivimos y cual va a ser el medio de transporte que vamos a utilizar para ir y venir al trabajo, también hay que tener en cuenta el tiempo que se tarda de ir da casa al trabajo, porque hay veces que distancias cortas se emplea mucho tiempo en recorrerlas por los embotellamientos  de tráfico o deficiencia de los transportes públicos. 

Cuando no existían coches ni motocicletas, la mayoría de las personas vivían y trabajaban en pequeños pueblos o ciudades y la gente iba y venía andando al centro de trabajo o a lo sumo iba y venía en bicicleta. En estas circunstancias el riesgo de sufrir un accidente in itinere era muy reducido. Sin embargo con la llegada de los automóviles la gente se fue de los pueblos a vivir a las grandes ciudades, y aquí ya surgieron los primeros conflictos, porque las distancias de nuestros domicilios a los centros de trabajo suelen ser grandes y hacemos los recorridos en coches o motos particulares. Tener un coche particular, o una motocicleta,  para ir y venir a trabajar representa un riesgo de sufrir un accidente pero lo más evidente y real que nos ocurre a todos los que utilizamos el coche o una moto,  para ir y venir a trabajar es un gasto considerable que tenemos que restar al salario que ganamos. Y porque además nos obliga a tener el coche en perfectas condiciones de funcionamiento lo cual nos incita a cambiar de coche apenas empiezan a surgir las primeras averías.         

Una alternativa a esta situación sería utilizar los transportes públicos de trenes y autobuses pero desgraciadamente la red de transporte público es muy deficiente y si intentamos ir a trabajar con transportes públicos es posible que nos salga barato pero tardemos mucho más tiempo, con lo cual desistimos de usarlos.  Vamos a ver pues cuales son las causas más frecuentes que pueden desencadenar un accidente “in itinere” y si podemos ponerle algún remedio o solución.         

El que os habla ya tiene 58 años, y tiene coche desde que tenía 25  y ha tenido que utilizar el coche muchas veces para ir y venir al trabajo, y por lo tanto ha sufrido algunos accidentes de este tipo, aunque afortunadamente han sido leves y se han limitado a daños en el coche pero no daños personales. Es una suerte para mí poder contarlo, pero seguro que muchos de vosotros conocéis o habéis conocido a personas que han fallecido o han quedado gravemente heridas como consecuencia de haber tenido algún accidente de tráfico.  Hagamos una prueba. Levantemos la mano los que hemos conocido, en nuestro entorno próximo de familiares o amistades algún accidente de tráfico de estas características.  Y ahora levantar otra vez  la mano los que sepáis que ese accidente se produjo “in itinere o bien en jornada laboral yendo de un sitio para otro con el coche. A la hora de analizar un accidente de tráfico hay que saber que en un accidente hay una causa desencadenante, que se puede agravar de forma considerable si por culpa de esa causa desencadenante resultan afectado, otras personas,  además de la persona que lo desencadena, conocido popularmente como el culpable y las posibles víctimas que pueden resultar afectadas por culpa de esa negligencia desencadenante del accidente,  son víctimas por verdadera mala suerte de pasar por allí en aquel desgraciado momento. También los accidentes tienen diferentes escalas de gravedad, el accidente más grave se considera aquél donde resultan víctimas mortales, van bajando la escala de gravedad desde donde hay heridos graves, heridos leves, y el que origina daños materiales a los vehículos afectados. Asimismo un accidente puede verse agravado,  si no se ha hecho uso adecuado de los medios preventivos de seguridad que no evitan un accidente sino que reducen la gravedad del mismo. Por ejemplo, no llevar ajustado el cinturón de seguridad o no llevar puesto el casco si se conduce una motocicleta.         

En cuanto a la gravedad de un accidente de tráfico los más graves suelen ser los que conllevan choques frontales, o laterales, así como cuando se invade la calzada contraria, o se sale despedido de la carretera y se producen vuelcos en precipicios o acantilados.     

Estos accidentes suelen ocurrir básicamente por. 

- Efectuar adelantamientos  en lugares prohibidos. Choque frontal muy grave y peligroso.

- Saltarse un semáforo en rojo o un stop o ceda el paso ( Choque lateral grave).

- Circular por el carril contrario  ( En una curva o en un cambio de rasante)

- Volcar o salirse de la carretera ( Generalmente por exceso de velocidad, o condiciones climatológicas adversas. Hielo,  lluvia, nieve, etc)  

Centrándonos en los accidentes “in itinere”, vamos a analizar los que generalmente se producen por la mañana, y para eso os voy a contar el accidente tonto que tuve yo hace años en Barcelona.         

Resulta que trabajaba en una empresa en la  que el límite de entrada era a  las ocho de la mañana, si entrabas más tarde te penalizaban y te quitaban parte del sueldo. Para llevar este control teníamos una ficha  personal y un reloj que marcaba la hora de llegada. Yo vivía a unos 15 kilómetros de la empresa donde trabajaba. Y cada día intentaba llegar con el tiempo justo, lo que significaba que para ello no tenía que ocurrir ninguna circunstancia extraña. Pues bien un día sin previo aviso, empezaron a hacer obras en la carretera que yo utilizaba para ir a trabajar, y se creó un gran atasco. Entonces vi que los coches empezaron a circular por un camino de tierra en forma de atajo, para sortear el atasco de tráfico. Yo cogí aquél atajo, pero había un charco muy grande de agua, me metí en aquel charco y como era hondo, rompí el morro delantero del coche, reventé una rueda y me quedé allí clavado hasta que vino una grúa a recogerme. Por aquél tiempo no había teléfonos móviles y pasé mucho rato hasta que pude avisar a la grúa. La consecuencia fue, que perdí un día de trabajo y me costó un buen dinero reparar la avería que tuve.         

Y todo eso ¿ Por qué?. Por la dichosa manía de querer llegar con el tiempo justo al trabajo para aprovechar cinco minutos más de sueño.  Así que desde aquel escarmiento, nunca más he intentado llegar con el tiempo justo al trabajo, siempre procuro llegar un ratito antes y así voy tranquilo y sin estrés.  Son pues las prisas mañaneras las desencadenantes de muchos accidentes “in itinere” por las mañanas. Mi mejor consejo. Adelanten unos minutos el despertador y vayan a trabajar sin prisas y sin agobios. Y si un día hay que llegar tarde pues tampoco pasa nada. Otra causa de muchos accidentes in itenere por la mañana son aquellos en que  los conductores van adormilados o atolondrados por culpa de no haber descansado bien o estar bajo los efectos de medicamentos que producen mucha somnolencia. Hay que tener mucho cuidado con la ingesta de algunos medicamentos porque son muy peligrosos tanto para conducir vehículos como para  manipular máquinas o realizar trabajos en altura.  La mayoría de estos accidentes matutinos suelen ser alcances de unos vehículos con otros por no guardar bien las distancias de seguridad cuando se conduce y que  aparecen los espectaculares choques en cadena que se ven en algunas autopistas.  Ni que decir cabe que desde el momento que se arranca el vehículo ya hay que salir con los cinturones de seguridad abrochados o el casco si vamos con moto, porque ambos equipos salvan muchas vidas o reducen la gravedad de un accidente.   

Actualmente muchas empresas tienen establecida la entrada a trabajar en horario flexible, para evitar estos problemas que os he comentado. Así que si un día uno llega un cuarto de hora más tarde pues luego sale un cuarto de hora más tarde y no pasa nada. Lo que ocurre es que hay muchos trabajos donde  la entrada flexible no es posible. ¿Alguna pregunta sobre este asunto de los accidentes matinales?                  

----------000000000---------          

Vamos a comentar ahora los accidentes de tráfico que se producen durante la jornada laboral, como consecuencia de estar viajando de unos sitios para otros, ya que  muchos de estos accidentes suelen tener fatales consecuencias. Pasé unos años trabajando como Técnico de Postventa de una empresa importante y  tuve que viajar continuamente por toda la región andaluza visitando clientes. También tuve un par de accidentes leves, o mejor dicho aviso de accidentes, por lo que os los puedo contar ahora, para que veáis cuales pueden ser el tipo de accidentes que suele ocurrir en estas circunstancias. Una vez venía de Huelva a Sevilla, había comido muy  bien en Huelva . Salí de allí  hacia las 4 de la tarde, enfilé la autovía y con la modorra de la comida y la monotonía de conducir por autovía, al llegar al Aljarafe me quedé traspuesto al volante, y gracias a las bandas sonoras que hay en la autovía pude despertarme al aumentar el ruido repentino en el interior del coche. A punto estuve de sufrir un fatal accidente. Atención pues al sueño y al cansancio que se acumula en una jornada de trabajo. Muchos accidentes graves son por culpa de quedarse los conductores dormidos. En otra ocasión estaba en Algeciras y recibí una llamada telefónica comunicándome que debía ir rápidamente a visitar a un cliente en Linares. Cogí el coche y empecé a correr un poco más de la cuenta, hasta que en una curva estuve a punto de perder la estabilidad y salir disparado por un precipicio. Paré el coche y cuando vi por donde estuve a punto de caer, se me quitaron las ganas de correr más y por tanto respetar siempre los límites de velocidad que hay en las carreteras. Esos límites no están puestos por capricho o para poner multas, están puesto para salvar vidas. Y podemos ser suicidas o potenciales homicidas si no los respetamos. Hace unos días me he enterado de un accidente que ha tenido el que fue jugador del Betis, Poli Rincón,  al chocar con un coche en el que iba conducido por un conductor profesional, en el coche iba el presidente de la Caja San Fernando. Este chófer profesional iba con mucha prisa porque no llegaba a punto del tren AVE y se saltó un stop y se metió por dirección prohibida. El presidente de la Caja se rompió varias costillas y a Poli  Rincón solo tuvo una pequeña conmoción por el choque gracias , según informó él por la radio,  de que llevaba puesto el cinturón de seguridad y le saltó el airbag. Actualmente hay un elemento novedoso que es causante de muchos accidentes graves, que es el uso masivo que se hace de los teléfonos móviles cuando se va conduciendo vehículos, especialmente por parte de profesionales que van de unos lugares a otros. El teléfono móvil cuando se conduce debe de estar apagado y conectado  al contestador, no vale siquiera el artilugio de manos libres. Porque conducir y hablar simultáneamente  es una  actividad peligrosa,  especialmente hablar por teléfono porque se pierde la concentración al volante. Así que son esas causas de distracción al volante las que provocan muchos accidentes. Conducir en carretera exige toda nuestra atención y concentración y no se puede ir pensando en problemas graves que tengamos y sobre todo si requieren prisa para resolverlos. ¿ Algún comentario sobre este apartado?                  

-------0000--------- 

Finalmente vamos a analizar los accidentes que se producen al regresar a casa al terminar la jornada de trabajo.En España tenemos ocho horas de jornada laboral oficial pero desgraciadamente  muchas personas se ven obligadas a realizar jornadas mucho más largas y acumular una gran fatiga y cansancio al finalizar la jornada y regresar a casa. Si la distancia a recorrer es muy larga, se suma el cansancio de trabajo a cumulado con el  cansancio propio de conducir, y  ese cansancio puede  provocar  accidentes graves por fallar la concentración necesaria.         

Hay otro tipo de causa muy grave en los accidentes de tráfico y son los relacionados con el alcohol también suele ser al finalizar la jornada cuando a veces se reúnen los compañeros  de trabajo en algún club o algún bar a tomar unas copas o güisqui, y entonces al  de conducir de regreso a casa si llevamos una tasa de alcohol alta es muy posible que podamos tener un accidente grave. El alcohol aunque sea a pequeñas dosis genera euforia, y para conducir lo que hay que tener es mucha sangre fría.          

Tratándose de vosotros que sois jóvenes el mayor daño que hace el alcohol es considerarlo un elemento positivo de diversión. Está totalmente demostrado que en  una gran cantidad de accidentes graves el conductor causante tenía tasas de alcohol en sangre por encima de lo permitido. Ya voy finalizando y os quiero decir tres cosas con carácter general que afectan a la seguridad vial. En primer lugar cuando conducimos un vehículo hay que procurar poder ver bien  a los vehículos que vienen de frente, a los que pueden salir por una bocacalle o cruce de carretera o a los que pueden venir detrás e intentan adelantarnos. Para eso hay que estar seguro de  que nuestra visión es buena y si no llevar puesta las gafas que necesitemos. Y llevar bien reglados los espejos retrovisores. También es necesario que los demás conductores te vean y sobre todo que puedan percibir bien nuestras maniobras, por lo que tienen que estar a punto siempre  las luces de maniobra ( Frenos, intermitentes, alumbrado etc) En segundo lugar cabe citar la necesidad de tener siempre el vehículo en perfectas condiciones de funcionamiento, es  menos importante que tenga un rasguño o un pequeño bollo por ejemplo, lo importante es que frene bien, que se agarre bien a la carretera que la suspensión funcione y que el motor no falle. Para eso nunca se debe  dejar  pasar las revisiones de puesta a punto cada vez que le corresponda aunque sea un vehículo viejo.  En tercer y último lugar os quiero decir a vosotros que sois jóvenes, que un vehículo motorizado es una máquina bastante sofisticada,  que exige conducirla con toda la concentración posible. Para nada es un juguete con el que  podamos hacer  lo que queramos. Tampoco nos podemos sentir en ningún momento un piloto de carreras o utilizar como un posible vehículo de competición. Los corredores de motos y coches de competición lo hacen en circuitos cerrados y en unas condiciones de seguridad que para nada tienen los vehículos normales.   

Para finalizar quiero  agradeceros a todos la atención prestada y deseo que esto no haya sido una lección más,  sino que ojalá os pueda servir para que pueda discurrir vuestra vida sin sufrir ningún tipo de accidente en itinere ya que lo más importante es llegar todos los días a casa sano y salvo. P.D. Una vez que redacté esta aportación la di a conocer a personas amigas para que me sugiriesen otras advertencia , de estas nuevas sugerencias,  quiero destacar la que me ha hecho una profesora compañera y amiga mía que me ha dicho, que os podría indicar también que no consideréis al interior de los coches algo así como una discoteca, o una sala de juerga cuando vais varios jóvenes de un lado para otro en los fines de semana, porque el excesivo ruido o el cachondeo dentro del coche puede alterar sensiblemente la concentración del conductor, y por tanto ya os imagináis lo que podría pasar.  

Por todo  ello y concluyo,  mi consejo es que procuréis vivir lo más cerca posible del lugar  donde tengáis vuestro trabajo   

Muchas gracias.  
Feliciano Robles Blanco.
Profesor de Tecnología.
IES Politécnico de Sevilla
Licenciado de Ciencias de la Educación
http://feliciano.blogspot.com
.
.

.

.

Otros mensajes recientes en Arco Atlántico

.

  • Flaca memoria
  • ¿Todo vale para ganar?
  • Lista "orientadores-as"
  • Nuevo programa en TVE 2, "Otro mundo es posible"
  •  

  •  "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?

    Comentarios

    ERROR GRAVE

    Iván | 18/07/2011, 10:30

    No existe limitación horaria para los accidentes in itinere. ¿De dónde sacas eso?. Por favor un poco de rigor...

     
    Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
    Powered by LifeType - Design by BalearWeb