"; urchinTracker();

Blog del Arco Atlántico

Hablando se entiende la gente. Comunicando contenidos entre continentes. Contacta con nosotros: arco98(@)mallorcaweb.net

Montilla somos todos. Llucia Ramis

arcoatlantico | 16 Diciembre, 2006 23:36

Diario Interactivo del Arco Atlántico 
Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  
Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 
Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

Montilla somos todos

.

Llucia Ramis i Laloux

"A toro pasado": Artículos publicados en el Mundo de Barcelona en la pasada campaña de las elecciones catalanas

Montilla somos todos 

Después de haber visto a Montilla en acción -es un decir-, una cosa queda clara: no es humano. Pero, ¿qué se oculta tras sus gestos de R2D2, esa voz de magnetófono y esa sonrisa de papel cartón?

Para desenmascararlo, me planto en las Cotxeres de Sants, donde un montón de sindicalistas morbosos que se han tomado la mañana libre van a escucharlo hablar en catalán. Eso ellos, porque ellas habrán preferido ir a la peluquería o al gimnasio. O a lo mejor es que el sindicato es cosa de machos. En cualquier caso, allí estamos todos esperando cuando, una vez más, el coche de Montilla entra por un lado, y él se cuela por otra puerta. Esta costumbre suya empieza a ser preocupante; a ver si hará lo mismo en el próximo Govern.

En el local, los de la organización pasan del optimismo al desengaño mientras van retirando las sillas de las últimas filas, vacías y tristes. Suena una musiquilla como la de Doctor en Alaska y dos mujeres suben al escenario. Una se llama Paquita, y es jubilada y jubilosa; guarda en conservas su espíritu rebelde. La otra se llama Eva y es cajera del Condis; tiene un horario difícil, un honorario imposible, y se ilusionó «con el compañero Pasqual».¿El de la leche ultradesnatada, o el de la mala? Fuera el que fuese, seguro que llevaba aditivos, porque la chica tiene unas visiones de futuro multicolores. Casi entran ganas de votarla a ella; lo que no tiene mérito, dadas las alternativas.

De repente, un manifestante se hace con el micro. Es ese pesado de UGT que siempre sale quejándose en todos los saraos; por un momento creo que va a armarla. Pero no, esta vez Pepe Alvarez estaba invitado, y saluda al «company Montilla», al «company Castells», y al «company Valls». Entonces llega la companya De Madre y él se sale de ídem; empieza a chillar: «¿Por qué hostias los del PP tienen que hacernos sufrir tanto?», y no digo nada, pero pienso que no será por las sagradas del santo padre.

Tras recordar su pasado como currante en La Maquinista, Pepe Alvarez presenta a su candidato, un hombre «honesto, trabajador, entregado, pendiente de las personas...». Resuelve el etcétera con el título de esa película de gángsters: «Uno de los nuestros».Y ahí va la primera pregunta que cabe resolver: el hecho de que casi todos los políticos se llamen Pepe, ¿responde a un deber constitucional?

Porque si Montilla es un ser artificial -mi primera tesis-, lo lógico es que le pusieran Pepe para disimular. Mientras sube al estrado y saluda al público, me fijo en él a conciencia para descubrir si cae bien a los socialistas. Y caer, cae, pero como el comunismo.

Sus militantes se apresuran a sostenerlo como pueden. O mejor, a soportarlo. Cualquier cosa antes que reconocer un traspiés o un derrumbe dentro del partido. Montilla se incorpora como si nada, lee que aquí se encuentra «como en casa», pone esa sonrisa con la que perdería al póquer. Sabe que siempre tendrá una mano amiga que lo aguante por la espalda. Aunque esa mano lleve un puñal.

Una vez, un catedrático mallorquín -cuyo nombre es igual al de un conocido artista también mallorquín- comentó que las palabras «Montilla» y «brillante» no caben en una misma frase. El sudor en la frente de Pepe ha obrado el milagro. Pero quizá esa cabeza también tenga otro tipo de poderes, porque justo cuando estoy pensando esto, el socialista lee: «Quiero ser el presidente de los que sudan la camiseta para sacar a sus familias adelante».Vale, pero que se pongan desodorante.

De la telepatía pasa al ocultismo, y lee que el otro día, en el cementerio de Montjuïc, le dijo a Companys que seguiría su ejemplo. Lo sabía: habla con los muertos. Y para rematar, ve a los desaparecidos. Lo descubro cuando lee: «Pedro Jota Ramírez dijo ayer en televisión que votaría a Mas, una cosa curiosa».Lo habrá sacado de un universo paralelo, porque en el suyo -para lelos- vive como si el diario de Ramírez no existiera.

La verdad es que no entiendo por qué el catalán de Montilla da tanto de qué hablar; su acento es casi tan bueno como el de Viggo Mortensen en Alatriste. Después de leer que está «absolutamente convencido» de que será president de Cataluña, lee que cuando empezó en política se repartían garrotazos y no cargos; entonces se le traspapela la broma, y hace lo que hace siempre en estos casos: deja de leer y sonríe. Como si hubiera sufrido un cortocircuito interno y tuviera que reiniciarse.
Pero, aunque Montilla sería incapaz de aprobar el test de Turing, también le falta la inteligencia de la Inteligencia Artificial. Así que no es un robot ni un replicante.

onfieso que llegué a pensar que era la reencarnación de Stalin, pero no me consta que Stalin leyera sus discursos. Es demasiado gris para ser un extraterrestre, porque de todos es sabido que esos son de color verde. De modo que, ¿qué es? ¿Quién es?
Pues está chupado: Montilla es cualquiera. La jubilada, la cajera. Pero en malo, muy malo. Antes de irse, grita: «¡Visca Catalunya!» Y eso no lo lee. Por eso suena tan falso.
 

Camping Gas, El Mundo, 26 d’octubre, 2006

.
.

.

Otros mensajes recientes en Arco Atlántico

.

  • ¿Terroristas o patriotas? Feliciano Robles
  • Fernando Palazuelo, nuevamente condenado
  • Accidentes laborales en “itinere”. Feliciano Robles
  • Flaca memoria
  • ¿Todo vale para ganar?
  • Lista "orientadores-as"
  •  

  •  "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?
     
    Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
    Powered by LifeType - Design by BalearWeb