"; urchinTracker();

Blog del Arco Atlántico

Hablando se entiende la gente. Comunicando contenidos entre continentes. Contacta con nosotros: arco98(@)mallorcaweb.net

El político que sabía demasiado. Llucia Ramis

arcoatlantico | 31 Diciembre, 2006 08:32

Diario Interactivo del Arco Atlántico 
Arco Atlántico
  Educación  Psicología  Ecologia  
Trabajo  Sociedad  Piensa y diviertete 
Contacta con nosotros: arco98arrobamallorcaweb.net

El político que sabía demasiado

.

Llucia Ramis i Laloux

.

"A toro pasado": Artículos publicados en el Mundo de Barcelona en la pasada campaña de las elecciones catalanas

El político que sabía demasiado

Hubo una época en la que los políticos sabían a qué jugaban. También sabían que lo único importante es ganar. Los tiempos han cambiado, y ahora los políticos imitan los tics de los políticos de aquella época; sólo participan para pactar. Sin embargo, hay un modo de recuperar el espíritu de antaño.

Para ello, me dirijo a Mataró, donde Jordi Pujol se dispone a comer con representantes civiles -que no sé lo que son, pero que suena importante-. Como periodista, tengo desaconsejado acercarme el eterno president; me han advertido de que, si lo hago, acabaré escribiendo lo que él quiera. Así que, cuando lo encuentro revisando sus papeles, sentado en un sofá del hotel NH, paso de puntillas a su lado. Cuenta una leyenda que conoce Cataluña mejor que Francino, y que percibe hasta el último movimiento en varios centímetros a la redonda. Cuenta otra leyenda que, cuando está concentrado, es capaz de salir a pronunciar un mitin con las gafas rotas.

El caso es que al hombre -toda una leyenda- le serví un café una vez, y me han dicho que podría incluso acordarse de eso. Él es el que marca y, encima, el que no olvida. Por los nervios, o porque el aire acondicionado está apagado, no consigo dejar de sudar.

Antes de comer, Pujol ofrece una rueda de prensa. O mejor, adelanta lo que dirá en el discurso de las ocho para que los periodistas podamos irnos a casa. Se presenta: «A mí me conocéis, a éste también», y agarra del brazo a un tipo que se sienta a su izquierda que no sé quién es -Joan Morell-, «y éste es más conocido que la Moños», un diputado ochentero con quien no tengo el placer -Ramon Camp-.

Entonces, ay, se le ocurre pasar lista, que por algo es un maestro; y va una y le dice que es del Capgròs. ¿Perdón? Estoy todavía medio traspuesta, preguntándome cómo le ha llamado, cuando él me mira y el corazón me da un vuelco. Ha llegado el momento.¿Recordará aquel brevísimo encuentro que tuvimos en octubre del 99, cuando le serví un café? Con los ojos clavados en mis pupilas, en una postura imposible para la agilidad de Montilla, pregunta: «I aquesta, de quin mitjà ve?». Pues no, no se acuerda. Claro que, mejor almacenar en el olvido aquellas elecciones, en las que Pujol fue president con el soporte del PP.

El Eterno explica que Cataluña está en un cruce, y recuerda que el mundo se ha quedado muy pequeño, y cuenta que antes la inercia iba a su favor, y pone ejemplos, y enumera los cuatro puntos cardinales de un buen Govern y, cuando me doy cuenta, le estoy atribuyendo más verbos de los que es capaz de reunir cualquier otro político. Para los demás, con los adjetivos basta.

Tras demostrar que se sabe de memoria la lista de líderes que ha tenido el equipo de baloncesto de Pineda, incide en la necesidad de que alguien ejerza de cabecilla en el próximo gobierno. Luego me despista, al añadir: «Que no digo que tenga que ser un liderazgo individual». ¿Se referirá a que Mas dé la cara y Duran ponga sus ideas brillantes? Porque no creo que apueste por un bicéfalo bilingüe.

Justo en el instante en el que me planteo preguntárselo, me entran unos temblores terribles; si contesta lo de «avui no toca» me va a dar algo. Una compañera allana terreno con la archirecurrida firma ante notario, y me toca. Avui. Voy. Nada, que si aceptaría una sociovergencia.

Pujol contesta que CiU no pactará con el PP porque «es responsable de una campaña basada en el resentimiento y la antipatía hacia Cataluña». Añade que tampoco pactará con Iniciativa porque ambos partidos llevan políticas antagónicas. Finalmente, resuelve que el nuevo Estatut se salvó gracias a Mas. Y eso es todo. «¿He contestado a tu pregunta?».

A estas alturas, ya he descubierto uno de sus trucos: a diferencia del Príncipe Artur, Pujol sabe que cuando tratas a alguien como si fuera inteligente, ese alguien te presta atención; sabe que si alguien te presta atención, puedes llevarlo a tu terreno; sabe que, en tu terreno, mandas tú. Él manda. Y lo deja muy claro con ese trato de «tú y yo sabemos de lo que estamos hablando». Pero no ha contestado a la pregunta, exactamente; y se lo hago saber: «Es que Rodríguez Zapatero dijo el otro día...». Como no le gustan las elucubraciones, salta: «Que no prometa nada, que no prometa nada; Rodríguez Zapatero también tendría que ir al notario». Conclusión: el Manda-a-Mas cree que a CiU le iría bien gobernar en solitario.

Convencida por su persona pero no por sus ideales, me dirijo al piso de abajo, segura de haber conocido al todopoderoso creador del oasis catalán. Mi intención es comer con los representantes civiles de Mataró -que sigo sin saber lo que son, pero que suena importante-. El problema es que hay overbooking, y una chica anda como loca rescatando mesas de otros salones para que los comensales se puedan sentar; a ver si estos convergentes harán lo mismo el 1 de noviembre y votan sin avisar.

En fin, que me voy. Con este hombre no se juega. Hay que reconocer que se las sabe todas. 

Camping Gas, El Mundo 28/10/2006

.
.

.

Otros mensajes recientes en Arco Atlántico

.

  • Corrupción en Mallorca: nuevo caso
  • En memoria de Augusto Pinochet
  • Felicidades, Antoni!
  • La Tierra con lupa
  • Perdido el jucio
  • Los Ciutadans levantan la voz. Llucia Ramis
  • Constitución: ¿Qué Constitución? Feliciano Robles
  • Desde Cuba hacia otro mundo posible. Montserrat Ponsa
  • Fortalecer la profesión docente. Alvaro Marchesi
  •  

     "Comunicando -amando- se entiende la gente". ¿Y amenazando? ¿Mediante castigos ejemplares? ¿Agrediendo? ¿Negando el diálogo, el pan y la sal?
     
    Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
    Powered by LifeType - Design by BalearWeb